El nuevo compacto poco tiene que ver con el anterior Spaceback...

De un tiempo a esta parte, la familia de todocaminos de Skoda, compuesta por los Kamiq, Karoq y Kodiaq, parece eclipsar al resto de modelos de la gama. Sin embargo, el lanzamiento de novedades es imparable, con primicias como el nuevo Superb o el esperado Octavia, que llegará en unas semanas.

Los lanzamientos también han llegado al segmento de los compactos, con el Skoda Scala 2020, un modelo que ha llegado para sustituir al antiguo Spaceback y que, en esta ocasión, ponemos a prueba en Motor1.com España. 

Galería: Prueba Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG Ambition

En concreto, nos enfrentamos a una unidad con el motor más potente de la gama, un bloque de gasolina conocido como 1.5 TSI de 150 CV, la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete velocidades, y el acabado Ambition, sobre el que se construye la edición especial de lanzamiento First Edition. 

Skoda Scala 2020: nuevo desde los cimientos

Desde el punto de vista estructural, hay un detalle realmente curioso: el Skoda Scala es el primer modelo de la marca que emplea la plataforma MQB A0 del Grupo Volkswagen. Eso es, la misma que emplean el Audi A1, los SEAT Ibiza y Arona o los Volkswagen Polo y T-Cross.

Obviamente, la primera duda que aparece es si no se trata de un coche demasiado grande para esta emplear dicha base.

Pero a la vista del resultado, con un compacto que alcanza los 4,36 metros de largo y los 2,65 metros de distancia entre ejes, parece que nos encontramos ante una plataforma sumamente compacta. Tanto, como para no quedarse atrás frente a los 'chicos' de la MQB, como son los A3, León y Golf.

Más allá de todo, las únicas limitaciones que impone esta solución técnica son dos: imposibilidad de contar con tracción total y ausencia de versiones electrificadas.

 

Pero no solo de unas dimensiones que aseguran un gran espacio interior vive el Skoda Scala 2020. También, se ha cuidado el diseño, inspirado en el del prototipo Vision RS y mucho más llamativo que el del anterior Spaceback. Unos trazos que, además, dan lugar a un coeficiente aerodinámico (Cx), cifrado en 0,29.

Por fuera, son muchos los detalles que llaman la atención, como los faros con tecnología de tipo LED, que están incluidos en la dotación de fábrica, la luneta que se 'funde' con la zaga o la inclusión del nombre de la marca en el portón trasero, sustituyendo al clásico logo (tendencia que estrenó, por cierto).

Prueba Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG Ambition

Skoda Scala 2020: un referente por espacio

Al acceder al habitáculo, es cuando realmente se percibe el punto fuerte de este coche. Y no, no hablamos del diseño o la calidad de realización, que son correctos.

Tampoco, de la posibilidad de incluir un cuadro de mandos 100% digital o del sistema multimedia, que es acorde a las tendencias actuales, con una pantalla que oscila entre las 6,5 (como en este caso) y las 9,2 pulgadas y conectividad plena con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto.

Prueba Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG Ambition

Sin duda, el aspecto por el que sobresale es por el espacio interior que ofrece. La habitabilidad es muy buena, sobre todo, en las plazas traseras, donde la distancia libre para las piernas y la altura son excelentes, al tiempo que la anchura ya sí resulta justa para tres adultos.

Buenas sensaciones que se mantienen con un maletero que declara 467 litros de capacidad (1.410, si se abaten los asientos), y que, además de apertura y cierre eléctricos, también puede incorporar elementos de corte práctico, como un suelo reversible de material plástico, todo tipo de ganchos y redes de sujeción.

Prueba Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG Ambition

El más potente, con 150 CV de potencia

De las cinco opciones disponibles en la gama, la conocida como 1.5 TSI, de 150 CV, es la más potente de todas. Cuenta con cuatro cilindros en línea, de 1.498 cm3 y un turbocompresor, al tiempo que declara un par máximo de 250 Nm y un consumo medio oficial de 6,2 litros cada 100 kilómetros (en el acabado Style).

Si no buscas un motor de este tipo, debemos indicarte que el resto de la oferta queda compuesta por dos opciones tricilíndricas de gasolina, sobre el conocido 1.0 TSI, con 95 o 115 CV, un único turbodiésel, el 1.6 TDI de 115 CV, y un representante de gas natural comprimido (GNC), el 1.0 G-TEC, de 90 CV. 

Volviendo al 1.5 TSI que analizamos, ya tras la primera prueba en la presentación internacional, creíamos que era el mejor motor de la gama. Y ahora, tras poder conducirlo con más calma, seguimos convencidos de ello.

Este propulsor, que cuenta con desconexión selectiva de dos de los cuatro cilindros, presenta un funcionamiento suave y refinado, una buena respuesta desde bajo régimen y una elevada elasticidad. Además, la transmisión automática de doble embrague DSG, de siete velocidades, trabaja con eficacia y rapidez.

Además, comparado con la versión inmediatamente inferior de gasolina, es mucho más utilizable fuera de la ciudad y presenta unas buenas prestaciones: alcanza los 219 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 en 8,2 segundos.

Prueba Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG Ambition

Desde el punto de vista dinámico, el conductor medio no encontrará grandes diferencias frente a un compacto del Grupo Volkswagen con la plataforma MQB. Aunque es cierto que, con el paso de los kilómetros, sí que se pueden percibir ciertos matices. Por ejemplo, un SEAT León (el más cercano, por precio) transmite una mayor sensación de aplomo.

Dicho esto, el Scala se afianza en la línea general de los modelos de la marca checa, que son capaces de asegurar un confort de marcha elevado, sin descomponerse en tramos de curvas.

Sensación que, se incrementará todavía más, en el caso de incluir la suspensión adaptativa opcional, que está disponible en todos los casos, salvo para el acabado de acceso, llamado Active.

Al equiparla, se reduce en 15 milímetros la altura libre al suelo y su funcionamiento se gestiona a través del control dinámico de la conducción Drive Mode Select, en base a cuatro programas, conocidos como Normal, Sport, Eco e Individual.

Prueba Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG Ambition

El precio facilitado por la marca, para esta combinación mecánica, junto al acabado Ambition y la terminación First Edition, limitada a 200 unidades, es de 26.030 euros (o 19.600, con oferta de financiación).

Respecto a los precios del grueso de la gama, arrancan en 20.830 euros, para la versión de gasolina de 115 CV, y en 22.830, para el turbodiésel de idéntica cifra de potencia. Cifras que con las promociones de la marca y los descuentos sujetos a financiación, pueden ser de 13.990 y 15.550 euros, respectivamente.

Skoda Scala 1.5 TSI 150 CV DSG Ambition First Edition

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.498 cm³
Potencia 150 CV a entre 5.000 y 6.000 rpm / 250 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague DSG, 7 velocidades
0-100 km/h 8,2 s
Velocidad máxima 219 km/h
Consumo 5,0 l/100 km (NEDC)
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.190 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 467 l
Precio base 26.030 euros