Primera prueba: Volkswagen Polo Sport 1.0 TSI 95 CV

La nueva generación del Volkswagen Polo, la sexta según el fabricante, ha supuesto una evolución en muchos aspectos. Por tamaño, tecnología y motorizaciones, el utilitario alemán, fabricado en la planta navarra de Landaben, opta a liderar la categoría con más peso de nuestro país, en lo que a ventas se refiere. Ya hemos podido probar el nuevo Volkswagen Polo 2018, en concreto, la motorización 1.0 TSI 95 CV en combinación con el acabado Sport, el más completo de la gama.

Respecto al tamaño y a su apariencia, el nuevo Polo ha ganado en empaque, fundamentalmente, debido al aumento en las dimensiones. Ahora es 8 centímetros más largo y 7 centímetros más ancho. La distancia entre ejes también ha crecido, pasando de 2,47 a 2,56 metros.

Ese incremento se nota, principalmente, en el interior. Las plazas traseras disponen de más espacio para las piernas y eso se nota, en términos de comodidad. Además, la capacidad del maletero también ha crecido y anuncia un volumen de 351 litros, de los más grandes de la categoría.

Primera prueba Volkswagen Polo Sport 1.0 TSI 95 CV