Prueba Volkswagen Golf 1.5 TSI EVO Sport R-Line 2019: inagotable

Con 44 años a sus espaldas, el Volkswagen Golf tiene poco que demostrar. Más aún, cuando ejercicio tras ejercicio, aparece en los primeros puestos de ventas de muchos mercados europeos. Desde luego, su éxito es innegable y su trayectoria, casi inmaculada. 

Tan solo faltan unos meses para conocer la octava generación del compacto alemán, pero mientras llega ese momento, la séptima entrega continúa estando plenamente vigente, tanto por tecnología como por dinamismo, como queda patente en esta prueba del Volkswagen Golf 1.5 TSI EVO Sport R-Line 2019.

 

Propulsor de vanguardia

Esta fantástica versión de gasolina está dotada de un motor turboalimentado de 150 CV, de última generación, que se está sumando a muchos modelos del Grupo Volkswagen. Sustituyó al anterior 1.4 TSI y presenta un turbocompresor de geometría variable, su gran primicia técnica, y el sistema de desconexión selectiva de cilindros ACT, para reducir consumos y emisiones.

Este propulsor se puede asociar a una caja manual de seis velocidades, como en nuestra unidad de pruebas, o a la transmisión automática de doble embrague DSG, de siete marchas. El cambio tradicional agrada sobremanera, ya que las inserciones se realizan de forma rápida y efectiva. 

Prueba Volkswagen Golf TSI R-Line 2019
Prueba Volkswagen Golf TSI R-Line 2019

Estética 'racing'... y elevado dinamismo

En cuanto al rendimiento de este bloque, resulta muy elástico, ya que obtenemos un buen empuje por debajo de las 2.000 vueltas y la potencia máxima se obtiene en un rango que alcanza las 6.000 rpm. Este funcionamiento s...