Skoda Karoq 1.5 TSI ACT Sportline 2019: prueba de consumo real

La incertidumbre que planea sobre las mecánicas de ciclo diésel ha propiciado que cada vez sean más los SUV compactos impulsados por motores de gasolina.

Las restricciones de circulación por alta contaminación en las grandes ciudades europeas, como Roma o Madrid, han provocado que los compradores comiencen a fijarse en todocaminos como el Skoda Karoq que protagoniza nuestra prueba de consumo real, entre Roma y Forlì. Un todocamino dotado del propulsor turboalimentado de gasolina 1.5 TSI ACT, con cuatro cilindros y 150 CV, aparejado la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete velocidades.

Este SUV checo, con 4,38 metros de longitud y un peso cercano a las 1,4 toneladas, logró un buen resultado, situándose en la media de la categoría, con un consumo de 5,25 litros cada 100 kilómetros (19,05 km/l), lo que se traduce en un coste de poco más de 18,90 euros de gasolina, para un recorrido de 360 kilómetros. 

Skoda Karoq Sportline 2019
Skoda Karoq Sportline 2019
Skoda Karoq Sportline 2019

En la media de sus competidores... o casi

Los 5,25 litros de este Skoda Karoq 2019, con tracción delantera y terminación deportiva Sportline, están en la línea de lo conseguido por otros SUV de gasolina en el recorrido Roma-Forlì. La cifra supera ligeramente los 5,05 litros cada 100 kilómetros (19,8 km/l) del SEAT Ateca 1.0 TSI 115 CV Advance, así como los 5,03 l/100 km (19,88 km/l) del Audi Q2 1.4 TFSI 150 CV S tronic y los 5,0 litros de los Opel Grandand X 1.2 Turbo 130 CV y Hyundai KONA1.0 T-GDI 120 CV.

A modo de referencia, no está de más recorda...