Skoda Karoq 2018: primera prueba de un todocamino muy convincente

La batalla por el cetro de los todocaminos compactos suma un nuevo aspirante con el Skoda Karoq 2018. El hermano pequeño del Kodiaq quiere convencer a un amplio abanico de clientes, ofreciendo una gama de motores, acabados y versiones con tracción al eje delantero o a las cuatro ruedas, compensada y muy razonable.

Además, aunque se trata del primo hermano del SEAT Ateca, a diferencia del modelo español, añade una puesta a punto diferente y suma la practicidad típica del fabricante checo. 

Después de nuestra primera toma de contacto por la carreteras de Sicilia, las sensaciones han sido francamente positivas. El Karoq está llamado a convertirse en uno de los puntales de la gama de producto de Skoda. Hablamos del segmento de moda y militar en la categoría obliga a ofrecer un vehículo de calidad... como el todocamino checo.

Skoda Karoq 2018 primera prueba

Skoda Karoq 2018, no es un todocamino compacto más

En el plano estético, el todocamino compacto reproduce algunas señas visuales presentes en los últimos modelos de la marca. Un frontal sobrio, con un capó dotado de un nervio central muy marcado y una parrilla de generoso tamaño, aportan una imagen solida, aunque no arriesga demasiado.

Las ópticas principales recuerdan bastante a las del Kodiaq y, aunque no es muy habitual en esta categoría, pueden equipar tecnología de tipo LED en opción, para todas las funciones. La zaga también transmite sobriedad, con unos pilotos de buen tamaño que también incluyen diodos luminosos. En el apartado de innovaciones, el mo...