Deportivo por diseño y tacto de conducción, aporta grandes satisfaciones al conductor sin consumir demasiado combustible.

La incertidumbre que planea sobre las mecánicas de ciclo diésel ha propiciado que cada vez sean más los SUV compactos impulsados por motores de gasolina.

Las restricciones de circulación por alta contaminación en las grandes ciudades europeas, como Roma o Madrid, han provocado que los compradores comiencen a fijarse en todocaminos como el Skoda Karoq que protagoniza nuestra prueba de consumo real, entre Roma y Forlì. Un todocamino dotado del propulsor turboalimentado de gasolina 1.5 TSI ACT, con cuatro cilindros y 150 CV, aparejado la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete velocidades.

Este SUV checo, con 4,38 metros de longitud y un peso cercano a las 1,4 toneladas, logró un buen resultado, situándose en la media de la categoría, con un consumo de 5,25 litros cada 100 kilómetros (19,05 km/l), lo que se traduce en un coste de poco más de 18,90 euros de gasolina, para un recorrido de 360 kilómetros. 

Skoda Karoq Sportline 2019
Skoda Karoq Sportline 2019
Skoda Karoq Sportline 2019

En la media de sus competidores... o casi

Los 5,25 litros de este Skoda Karoq 2019, con tracción delantera y terminación deportiva Sportline, están en la línea de lo conseguido por otros SUV de gasolina en el recorrido Roma-Forlì. La cifra supera ligeramente los 5,05 litros cada 100 kilómetros (19,8 km/l) del SEAT Ateca 1.0 TSI 115 CV Advance, así como los 5,03 l/100 km (19,88 km/l) del Audi Q2 1.4 TFSI 150 CV S tronic y los 5,0 litros de los Opel Grandand X 1.2 Turbo 130 CV y Hyundai KONA1.0 T-GDI 120 CV.

A modo de referencia, no está de más recordar que el mejor SUV con motor de gasolina es el SEAT Arona 1.0 TSI de 115 CV, dotado de cambio DSG, con un consumo medio de 4,95 l/100 km (20,2 km/litro).

Skoda Karoq Sportline

En todo caso, ninguno de estos modelos puede presumir de la potencia, el acento deportivo y la agilidad de este Skoda Karoq de 150 CV, que, dinámicamente, está en un nivel superior. Por otro lado, un enfrentamiento directo contra su hermano de gasóleo, el Skoda Karoq 2.0 TDI 150 CV 4x4, que registró un consumo de 4,80 litros cada 100 kilómetros (20,8 kilómetros/litro), demuestra que no es un motor demasiado sediento.

Deportivo o con dos cilindros, como prefieras

La mencionada deportividad del Skoda Karoq 2019 1.5 TSI ACT Sportline DSG no está solo presente en la estética, sino también, en la forma en que se desplaza. Las reacciones son seguras y precisas a cualquier velocidad y encajan a la perfección con el vigoroso motor turboalimentado de gasolina, de 150 CV. Además, los asientos deportivos resultan sorprendentemente cómodos y la transmisión automática, rápida y efectiva.

Skoda Karoq Sportline

En el habitáculo hay bastantes materiales plásticos duros, que contrastan con la instrumentación digital y el gran espacio disponible en el habitáculo.

El resultado es un modelo con dos personalidades, deportivo o relajado, según el estado de ánimo del conductor, quien además puede aprovecharse del sistema de desconexión selectiva de cilindros ACT, que desconecta dos de los cuatro elementos, para ahorrar combustible, cuando se circula con cargas bajas en el acelerador. 

Eficiente hasta que lo exprimes

En otras condiciones de uso, el Skoda Karoq 1.5 TSI ACT siguió mostrándose ahorrador, no en valores de récord, pero sí razonables, teniendo en cuenta su buen rendimiento. Los inevitables 10,1 l/100 km (9,9 km/litro) en el tráfico urbano de Roma, se compensaron con los 7,2 l/100 km (13,8 km/litro) de uso mixto (urbano y carretera). Mientras, en la prueba de conducción económica, el gasto medio fue de 4,6 litros cada 100 kilómetros (21,7 kilómetros por litro).

Skoda Karoq Sportline

En conducción por autopista, este SUV de gasolina registró una media de 7,5 l/100 km (13,3 km/l), mientras que en la prueba de máximo consumo, el dato ascendió hasta los 29,8 l/100 km (3,35 km/l), la más alta registrada hasta ahora, pero proporcional a la velocidad media mantenida cuesta arriba. Tras más de 900 kilómetros de prueba, el ordenador de a bordo indicaba un consumo medio de 6,7 l/100 km (14,9 km/litro).

Datos

Coche: Skoda Karoq 1.5 TSI ACT Sportline DSG
Precio base: 31.520 euros* (Esta versión todavía no está a la venta en España, aunque llegará en las próximas semanas)
Día de la prueba: 18/01/2019
Meteorología: Soleado, 14°
Precio del carburante: 1,256 euros / litro (gasolina)
Kilómetros del test: 942
Kilómetros totales al inicio del test: 3.344
Velocidad media en el trayecto Roma-Forlì: 78 km/h
Neumáticos: Pirelli Winter Sottozero 3 M+S - 215/50 R18 92V

Consumo

Media real: 5,25 l/100 km (19,05 km/l. Media entre ordenador y surtidor)
Ordenador de a bordo: 5,2 l/100 km
En el surtidor: 5,3 l/100 km

Datos económicos

Gasto real: 24,80 euros
Gasto mensual: 52,75 euros (800 km al mes)
Distancia con 20 euros: 303 km
Distancia con el depósito lleno: 952 km

Galería: Skoda Karoq Sportline 2019