Prueba Audi Q2 2018: ¿el SUV urbano perfecto?

El crecimiento de los SUV es imparable: en la actualidad suponen el 35% de las matriculaciones del mercado español y se espera que el próximo año, cuatro de cada diez coches nuevos sean todocaminos.

En este contexto, el Audi Q2 2018 representa un papel clave para la firma de los cuatro aros por dos motivos. El primero es que se trata del todocamino más pequeño y accesible de la marca alemana y, el segundo, es que está obligado a condensar todas las virtudes de sus hermanos mayores, en un formato de tan solo 4,19 metros de largo. Y eso es todo un reto, teniendo en cuenta que sus hermanos se llaman Q3, Q5 y Q7.

Una buena forma de marcar el terreno es ofrecer algo más que el resto. Y en este contexto, una variante equipada con un potente propulsor turbodiésel 2.0 TDI de 150 CV, tracción total quattro y transmisión automática de doble embrague S tronic, de siete velocidades, es algo que entre los SUV urbanos solo está al alcance de los elegidos, como el MINI Countryman o el Volkswagen T-Roc

 

Audi Q2 2018, con personalidad definida

En el apartado del diseño, el Audi Q2 2018 se aparta ligeramente de la línea habitual en lo modelos del fabricante alemán. De hecho, cuenta con una carrocería angulosa, en la que destacan los marcados pasos de rueda y las llantas de aleación de 19 pulgadas, en nuestro caso opcionales. Tampoco faltan inserciones cromadas en ambos paragolpes, ni la parrilla octogonal singleframe, de grandes dimensiones. 

Para los usuarios más atrevidos, este Audi tambi...