Prueba BMW 118d 5p: especie en extinción

En el mundo de la automoción, cada vez es más difícil que un modelo se diferencie del resto de contrincantes. El BMW 118d 5p lo hace, al ser el único compacto de propulsión trasera del mercado. Esta cualidad lo convierte en un claro objeto de deseo para aquellos que les emocione la conducción, sea cual sea el desplazamiento. En esta prueba, te damos las claves de un coche digno de ser protegido como una especie en extinción. 

Frente a sus rivales de Audi y Mercedes-Benz, el BMW de acceso a la familia del fabricante alemán presenta una fisonomía muy característica, con un capó alargado y un habitáculo retrasado. En este punto, también sigue su propio estilo, desmarcándose de las líneas más habituales. Como puedes ver, la marca alemana no se casa con unos patrones conservadores.

Si, como en este caso, añadimos el paquete deportivo M, con multitud de inserciones exteriores e interiores específicas (cuesta 3.644 euros), puede surgir fácilmente el amor a primera vista, decantándote por el alemán y renunciando a otros posibles 'amantes'.

 

Posición baja al volante

Nada más adentrarse en el habitáculo, además del diseño moderno y de gran calidad, se disfruta de una postura de conducción, a mi juicio, óptima. La posición puede ser baja, las piernas van estiradas, los muslos están bien apoyados y el tronco se encuentra sujeto, sin llegar a ser agobiante. Desde luego, la cosa promete...  

Detrás, el espacio disponible solo puede calificarse de suficiente. Lo cierto es que el BMW 118d 5p cuida más a los ocupantes anteriores. En cuanto al maletero, los 360 litros resulta una cifra que, sin ser de las mejores, permite la colocación de varias maletas. 

Prueba BMW 118d 5p
Prueba BMW 118d 5p

150 CV que dan mucho de sí

La opción intermedia en la gama turbodiésel viene animada por un propulsor tetracilíndrico, de 2,0 litros de cilindrada y 150 CV de potencia. En verdad, no es un motor referente en refinamiento y sonoridad, pero lo suple con un poderío manifiesto desde muy cerca del ralentí. Salvo que seas muy exigente con las prestaciones, esta variante te sobrará para cualquier viaje.    

Opcionalmente, esta mecánica puede vincularse con la fantástica transmisión automática con convertidor de par Steptronic, de 8 velocidades, con modos Sport y manual-secuencial. ¿Sus señas de identidad? La suavidad y la rapidez a la hora de subir y bajar de marchas. Personalmente, no creo que sean necesarias tantas relaciones, pero ya sabes que la eficiencia manda y el objetivo pasa por homologar los mínimos consumos y emisiones posibles. 

Concretando en cifras, el BMW 118d 5p Steptronic llega a 212 km/h de velocidad punta y marca 8,1 segundos en la maniobra de aceleración de 0 a 100. Todo, con un consumo medio homologado cifrado en 3,8 litros cada 100 kilómetros que, en conducción real, ronda los 6,0 litros. El resultado de la ecuación convence a cualquiera, ¿verdad?

Prueba BMW 118d 5p

Cuatro coches en uno

También te conquistará el dinamismo del vehículo. Dotado de una suspensión más firme, fruto del anteriormente mencionado paquete deportivo M, el compacto germano ofrece, además, el control dinámico de la conducción Driving Experience Control, con cuatro programas: ECO PRO, COMFORT, SPORT y SPORT+. Sí, son cuatro coches en uno, para diferentes experiencias al volante, todas gratas. 

Desde el más ecológico, con la función de navegación a vela, al más deportivo, el BMW Serie 1 cumple sus cometidos de forma perfecta. Si quieres ver bajar la cifra del consumo en el ordenador de a bordo y aumentar la autonomía, podrás lograrlo sin dificultad. Si, por el contrario, deseas abordar curvas con una agilidad manifiesta, también lo conseguirás con una gran dosis de diversión.

Verdaderamente, cuesta ponerse en modo eficiente con este vehículo, porque brinda un aplomo sobresaliente a altas velocidades de crucero, algunas inconfesables. Nada perturba al vehículo, ni siquiera las irregularidades manifiestas presentes en las carreteras. 

Prueba BMW 118d 5p
Prueba BMW 118d 5p
Prueba BMW 118d 5p

¿El último BMW Serie 1 de propulsión?

Para los que deseen exprimirlo al máximo, poniéndolo a prueba en las salidas de las curvas lentas o en otros escenarios límite, el representante germano puede calzar neumáticos traseros más anchos que los delanteros. Así estaba configurada nuestra unidad de pruebas, con gomas de 225 milímetros, delante y de 245, detrás. Nuestra experiencia a los mandos recomienda esta opción, pues permite exprimir el jugo a un coche que puede dar mucho de sí.  

Queda hablar de dos puntos, el precio y el futuro del coche. Como te puedes esperar, la adquisición no es precisamente económica. Esta variante automática tiene una tarifa oficial de 31.827 euros, a los que hay que sumar las posibles opciones que cada cliente desee. Por tanto, se puede superar con facilidad la barrera de los 35.000 euros.

Prueba BMW 118d 5p
Prueba BMW 118d 5p
Prueba BMW 118d 5p

Por otro lado, te anuncio que, muy probablemente, este será el último BMW Serie 1 de propulsión trasera. En un par de años, la nueva generación del compacto se debería comercializar teniendo como eje motriz el delantero. Así las cosas, estamos ante un vehículo de alto valor residual, que puede ser aún más elevado, teniendo en cuenta esta circunstancia. Independientemente de ella, la adquisición merece, y mucho, la pena...   

Equipamiento de serie: Airbags frontales y laterales para conductor y acompañante, airbags de cabeza traseros, control de estabilidad (DSC), anclajes Isofix, aire acondicionado, ordenador de a bordo, llantas de aleación de 16 pulgadas, volante regulable en altura y profundidad, cuatro elevalunas eléctricos, sensores de lluvia e iluminación, reposabrazos delantero y trasero, pilotos traseros con tecnología de tipo LED, sistema de sonido BMW Professional con toma USB y conexión auxiliar, y pantalla central de 6,5 pulgadas.

Prueba BMW 118d 5p
Prueba BMW 118d 5p
Prueba BMW 118d 5p

Opciones: Paquete deportivo M (3.644,24 euros): llantas de aleación de 17 pulgadas, asientos acabados en tela y Alcantara, molduras interiores específicas, suspensión M, asientos deportivos delanteros, alfombrillas de velours, sensores de aparcamiento traseros, volante multifunción M y paquete aerodinámico M; control de velocidad de crucero adaptativo (637 euros), techo solar eléctrico (911 euros), climatizador automático (626 euros), frenos deportivos M (683 euros), suspensión adaptativa (865 euros), faros adaptativos con tecnología de tipo LED (665 euros), navegador Business (1.013 euros), volante calefactable (216 euros), cámara trasera de asistencia al aparcamiento (455 euros) y sistema de sonido Harman/Kardon (899 euros).  

Más pruebas de BMW en Motor1.com:

Leer la prueba completaVer menos