¿Hay algún coche más deportivo que un Aston Martin Vantage? Es posible, pero de primeras, el coupé británico pasa por ser uno de los modelos con un diseño más atractivo del mundo.

El problema, como casi siempre, es que tiene un precio que no está al alcance de todos. De ahí que, quien busque alternativas a pagar lo que cuesta un Aston Martin, se encuentre con esta curiosa (y barata) preparación, obra de Damd y construida sobre un Toyota.

Te suena este nombre, ¿verdad? Seguramente sea porque, entre sus alocados proyectos, se encuentran otros modelos icónicos que no exigen una gran inversión, como el Renault 4 clásico y moderno del que te hablábamos hace poco, que tenía un precio muy bajo.

O tal vez, por alguna de sus creaciones basadas en el Suzuki Jimny, el todoterreno más barato del mercado español, al que hemos visto convertirse en modelos de lujo como el Land Rover Defender clásico o el ya legendario Mercedes-Benz Clase G, en un TT deportivo como el Mercedes-AMG G 63, en un 4x4 americano como el Ford Bronco o en dos iconos de los rallies, como el Renault 5 Turbo o el Lancia Delta Integrale

Un Toyota GT86, convertido en un Aston Martin Vantage

En esta ocasión, la preparación toma otro camino... aunque el resultado sea igualmente impactante. Y para ello, se toma como base un Toyota GT86; o lo que es lo mismo, el antecesor del GR86, que se vendía en España hace 10 años por 29.990 euros.

Sobre esa base, y sumando un kit de carrocería que cuesta unos 2.400 euros al cambio actual (antes de impuestos y sin la pintura personalizada), Damd da forma a un deportivo inspirado en el icónico modelo de Aston Martin y bastante logrado, todo sea dicho.

El kit exterior resulta bastante completo, ya que incluye parachoques delantero, parrilla, entradas de aire, paragolpes trasero, distintos emblemas, el alerón posterior... Del mismo modo, Damd ofrece unas llantas RAYS Gramlight 57Xtreme STD SPEC FACE2, que se montan sobre neumáticos Bridgestone Potenza S-001.

Además, si se quiere invertir un poco más y rematar el conjunto por completo, Damd también ofrece distintas opciones de personalización para que el habitáculo se parezca más al de un Aston: tapicerías, molduras, volantes, instrumentación... En resumen, un poco de todo.