Por suerte, todavía quedan algunos todoterreno puros en nuestro mercado, pero por pedir, me encantaría uno en concreto que, lamentablemente, no se comercializa en España. Se trata del Suzuki Jimny 5 puertas, la versión alargada del Jimny original. 

De acuerdo, puede que de cara a la conducción 4x4 tenga un peor ángulo ventral, pero a cambio ofrece unas plazas traseras de verdad y un cómodo acceso a las mismas a través de las puertas posteriores, además de un maletero algo más capaz (tampoco mucho). 

Esta opción más familiar se encuentra a la venta en países como India, donde cuesta al cambio apenas 14.500 euros. ¡Menuda ganga! De hecho, la variante tope de gama sólo asciende a los 17.000 euros. Por ponerlo en perspectiva, el Jimny Pro que se vende aquí, con carrocería corta, cuesta algo más de 23.500 euros. 

Galería: Suzuki Jimny 5 puertas (2023)

Mismos puntos fuertes y débiles

El Jimny 5 puertas conserva todos los argumentos 4x4 de su 'hermano' pequeño, incluyendo la tracción total conectable y la reductora, además del chasis con largueros y travesaños, más los dos ejes rígidos, o la dirección con recirculación de bolas.

Tampoco hay cambios en el motor, un modesto bloque atmosférico de gasolina, con 1,5 litros y 102 CV, que se asocia a una caja manual de cinco velocidades. La velocidad máxima del Jimny corto se queda en tan sólo 145 km/h, pero no tenemos ese dato del 5 puertas, que podría ser igual o incluso un poco peor por el incremento de peso. 

Igualmente, se mantiene la estética retro, una decisión acertada del todo, ya que el vehículo ha tenido muy buena aceptación desde el punto de vista del diseño. Su imagen 'vintage' y su fisonomía rectilínea han generado aficionados al coche por todo el mundo.  

Malditas emisiones contaminantes...

En el apartado del equipamiento, este Jimny largo cuenta con una nueva pantalla central de 9 pulgadas y un sistema multimedia compatible con los protocolos Android Auto y Apple CarPlay de forma inalámbrica.

Es una verdadera lástima que por culpa de las emisiones contaminantes nos vayamos a quedar sin poder conducir ni comprar un coche así. Al menos, nos queda el consuelo de haber disfrutado de lo lindo con el Suzuki Jimny corto, como queda patente en la siguiente videoprueba.