Primera prueba Mazda MX-5 2019: ganancia de potencia (y mucho más)

No es ningún secreto que, para algunos de los miembros de la redacción de Motor1.com España, el Mazda MX-5 2019 es uno de nuestros coches favoritos, cuando de disfrutar al volante se refiere… sin hipotecarse de por vida. En parte, por la pureza de su conducción, obtenida de su ‘simplicidad’ mecánica. En parte, por su carácter lúdico y dinámico a partes iguales.

Sin embargo, el tiempo también pasa por este tipo de coches de corte deportivo. Incluso, si cabe, más rápido que por otros mucho más ‘convencionales’, llamados a cumplir con labores más mundanas. Por eso, a esta cuarta generación, lanzada en 2015, le ha tocado el turno de someterse a un leve restyling, que aporta algunas ventajas importantes, tal y como podrás comprobar en esta prueba.

Primera prueba Mazda MX-5 2018

Mazda MX-5 2019: mejoras de diseño

Antes de comenzar, hay un aspecto importante a resaltar. El facelift afecta a las dos carrocerías que componen la gama: la más clásica Soft Top, con capota de lona manual, y la última en llegar, llamada RF, que cuenta con un techo rígido eléctrico.

Lo primero que llama la atención, al acercarse a los MX-5 que ya están preparados para circular por una de las mejores carreteras del mundo, la Tranfagarasen rumana, es que el exterior apenas luce cambios, más allá de detalles que podrían pasar inadvertidos, como las llantas de aleación de nueva factura o la cubierta textil de color marrón para el Soft Top.

Mazda MX-5: más noticias y pruebas