Estamos en pleno invierno y es época de descubrir todo tipo de vehículos todoterreno. Este 4x4 indio, del que ya te hablamos en su día, es probablemente la opción más singular que puedes encontrar en todo el mundo. 

Se llama Force Citiline y su estética se basa (por no decir que es un mal plagio) en el Mercedes-Benz Clase G. De hecho, al igual que el modelo alemán, se sustenta en un chasis de largueros y travesaños. Además, la suspensión trasera es un eje rígido con ballestas (como un pick-up) y la delantera, un eje torsional, por lo que carece de esquemas independientes. 

Pero el dato que más te va a sorprender es que, en este vehículo de 5,12 metros de longitud, hay nada menos que 10 asientos dispuestos en cuatro filas (2+3+2+3). Si se ocupan todos, no hay posibilidad de disponer de un pequeño maletero. 

Galería: Force Citiline para India

Todoterreno diésel

¿Cómo se puede acceder a las dos últimas filas? La segunda se abate en proporción 60/40 y la tercera, al disponer de dos plazas individuales, incluye un pasillo entre medias para poder llegar a la cuarta. La solución existe, pero hay que estar ágil y no pecar de excesivo peso.

En un todoterreno lleno de curiosidades, otro punto especial es el motor, pues procede de Mercedes-Benz. Se trata de un vetusto bloque diésel de 2,6 litros que entrega 91 CV y 250 Nm de par máximo. Trabaja junto a un cambio manual de cinco marchas. 

El tamaño generoso de los voladizos y la enorme distancia entre ejes impiden generar unos buenos ángulos todoterreno. Así las cosas, fuera de la carretera, el hábitat natural del Force Citiline son los caminos y pistas sin muchas dificultades. Al menos, la rueda de repuesto tiene el mismo tamaño que las otras cuatro y va anclada en el portón trasero.

Precio de utilitario

Por lo que sabemos, el 4x4 indio incluye aire acondicionado, un elemento básico en un país tan caluroso como India en los meses estivales. De este modo, los viajes se pueden completar con un confort digno.

Por último, toca hablar del precio del Citiline, que asciende a 1,5 millones de rupias o 16.591 euros al cambio. Bajo nuestro prisma europeo, es una tarifa realmente asequible, pero en India estamos ante un vehículo que muy pocos se pueden permitir. ¿Te lo imaginas en España? Es imposible por el coto a las emisiones contaminantes, pero desde luego generaría muchísima curiosidad.