Homologa 416 kilómetros de autonomía y entrega 'como un tiro' los 408 CV de potencia.

Aunque algo más tarde que otras marcas de su categoría, Mercedes-Benz se ha subido al tren de los coches 100% eléctricos, estrenándose en el mercado con el EQC.

Es lógico que este coche tenga una aspecto parecido al Mercedes-Benz GLC, el SUV de medidas similares, pero que utiliza mecánicas de combustión interna. Metro en mano, estamos hablando de un vehículo de 4,76 metros de largo, 1,88 metros de ancho y 1,62 metros de alto.

Por no hablar de los pesos, algo en lo que este modelo eléctrico, denominado EQC, pasa de largo al GLC, con sus casi 2,5 toneladas.

Galería: Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC 2019: primera prueba

Si es la primera vez que lees sobre un todocamino de estas características, puede que te estés echando las manos a la cabeza, pero te aseguro que está en la línea de los rivales del segmento. Estos últimos, básicamente serían el Jaguar I-PACE y el Audi e-tron, tanto por dimensiones como por la autonomía 'cero emisiones' que homologan en ciclo WLTP.

Obviamente, estamos ante un coche que nace como un concepto totalmente distinto del que utiliza sistemas de propulsión térmicos, lo que ha llevado a Mercedes-Benz a realizar una profunda revisión a nivel estético.

Además, incluso compartiendo plataforma con el GLC, el EQC dispone de un frontal y una zaga de nueva factura, un rediseño que también se aprecia en la línea de las puertas y en la zona del salpicadero.

Eso sí, por dentro, resulta indiscutible que estás subido a un coche de esta marca, ya que respeta estéticamente tanto el volante, como la zona del túnel central y la pantalla táctil de 10,25 pulgadas.

En realidad, esta última se muestra prácticamente como una extensión de su cuadro de instrumentos, también digital y con las mismas dimensiones.

El sistema de infoentretenimiento que incluye es el MBUX, que funciona del mismo modo que el incluido en los últimos lanzamientos del fabricante alemán, aunque lógicamente adaptado para mostrar información relacionada con el sistema de propulsión eléctrico y la batería.

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC 2019

De este último componente debo decir que marca en la báscula la friolera de 650 kilos, aunque el módulo de iones de litio puede presumir de contar con una capacidad de 80 kWh. Todo, para alimentar a los dos motores eléctricos que incorpora, colocados uno en cada eje y que entregan una potencia conjunta de 408 CV.

De ahí que estemos hablando de un coche con tracción total 4MATIC, aunque prácticamente nada tiene que ver con la que podemos encontrar en un SUV o todoterreno de la gama de Mercedes-Benz.

El Mercedes-Benz EQC tampoco es un vehículo que anime a circular por terrenos 'off road', ya que la altura libre de la carrocería al suelo no es generosa. Siendo honesto, tampoco es el tipo de coche que busca un cliente para este tipo de conducciones 'fuera-pista'.

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC 2019

Homologa una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos, algo que obviamente no he podido comprobar en esta primera prueba de unas pocas horas, pero la forma de empujar cuando pisamos el pedal del acelerador es contundente, fruto de la transmisión directa de la que disponen los coches eléctricos.

En cualquier caso, te puedes imaginar la 'pegada' si pisas a fondo el pedal derecho, con una capacidad de entrega de 760 Nm de par motor máximo desde el ralentí.

Pero el SUV eléctrico de Mercedes-Benz es un automóvil destinado a una conducción eficiente y suave, ya que una velocidad alta y un uso abusivo del acelerador reducen considerablemente la autonomía, cifrada en 416 kilómetros. 

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC 2019

A velocidades legales y con una conducción tranquila, el EQC transmite buenas sensaciones, con una suspensión y una dirección endurecidas en su justa medida, que trabajan de manera correcta para no transmitir a los ocupantes incómodos balanceos.

Las irregularidades más toscas o baches, los vas a notar más que en otros coches menos pesados, pero cuando el asfalto tiene unas condiciones medianamente decentes, el silencio es la máxima de este automóvil.

El habitáculo está sobresalientemente aislado, por lo que hasta la sonoridad por la rodadura de los neumáticos es prácticamente imperceptible, aunque se acentuará cuanto más suba la aguja del cuentakilómetros.

Una de las cosas que más me gusta, más allá de los ya habituales modos de conducción (aquí Confort, Eco, Max Range, Sport y 'personalizado') del sistema DYNAMIC SELECT es que tiene otros cinco modos de 'recuperación'.

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC 2019

Aquí entra en juego la anticipación del conductor que, mediante las levas que hay tras el volante, en vez de subir o bajar marcha, decide la retención que tendrá el coche cuando se suelte el pedal del acelerador. Los niveles van desde un deceleración 'nula' hasta la máxima, que retiene de manera progresiva y constante, hasta llegar a parar el vehículo.

El que lo prefiera, pueda dejar la opción automática, con la que el sistema estará en constante comunicación con el control de velocidad de crucero o con el navegador y las cámaras que incorpora el Mercedes-Benz EQC.

Con tan poco tiempo de conducción, resulta complicado hablar de gasto real, sobre todo, tratándose de un vehículo eléctrico, pero te puedo hablar de consumos medios leídos aproximados de 30 kWh por cada 100 kilómetros. Esto hace pensar que la autonomía en condiciones normales se quedará prácticamente a la mitad de la homologada, pero es una cifra que depende de muchos factores.

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC 2019

Con el cargador estándar del EQC, puedes recargar la batería a una potencia de hasta 7,4 kW, por lo que llenar todas las celdas del bloque llevará tiempos superiores a las 10 horas, algo que considero excesivo. Y esto lo digo porque en una toma de carga doméstica la potencia es inferior a la citada anteriormente.

Los supercargadores son otra historia y, aunque escasos, se convierten en la solución a esta problemática. Y es que una estación de carga ultrarrápida que llegue a los 110 kW de potencia máxima que admite este Mercedes-Benz, puede bajar el tiempo de recarga hasta los 40 minutos, para abastecer el 80% de la batería.

Dicho todo esto, lo que sí es cierto es que por el precio de partida de 77.425 euros, tienes un Mercedes-Benz EQC 'armado' hasta los dientes, en cuanto a equipamiento se refiere, similar prácticamente al de cualquier tope de gama del fabricante... y más barato que sus rivales directos.

Mercedes-Benz EQC 400 4MATIC

Motor Dos eléctricos
Potencia 408 CV / 760 Nm
Caja de cambios Transmisión directa, 1 velocidad
0-100 km/h 5,1 s
Velocidad máxima 180 km/h
Batería 80 kWh de capacidad / 416 km de autonomía
Tracción Total 4MATIC
Peso en vacío 2.495 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 500 l
Precio base 77.425 euros