El primer modelo 100% eléctrico del fabricante alemán es un SUV con 417 kilómetros de autonomía y 408 CV de potencia.

Los vehículos eléctricos o ecológicos han venido para quedarse. Eso resulta innegable. Poco a poco, cada fabricante ha iniciado un camino que es irreversible. Y como todo en la vida, la experiencia es un grado y la enorme tradición de un fabricante como Audi se vuelca en su primer vehículo 100% eléctrico: el e-tron 2019.

Un SUV dispuesto a medir sus fuerzas frente a rivales como el Tesla Model X, el Jaguar I-PACE o el Mercedes-Benz EQC.

Galería: Audi e-tron 2019 primera prueba

Lo primero que debemos dejar claro son las dimensiones de un vehículo que, por apariencia, nos recuerda más al Audi Q8 que al Q5. Y hago esta disquisición, porque debes saber que el nuevo vehículo alemán se extiende hasta alcanzar los 4,90 metros de longitud, por 1,63 de altura, con una distancia entre ejes de 2,93 metros.

Con estas cifras, te puedes imaginar que hablamos de un vehículo con un habitáculo amplio y confortable para cinco adultos. Además, su ADN eléctrico le permite ofrecer dos maleteros: el trasero tiene un volumen de 600 litros, mientras que el delantero ofrece una capacidad de 60 litros.

En términos estéticos, el Audi e-tron 2019 es un vehículo que comparte numerosos códigos estilísticos con el resto de hermanos de la gama del fabricante alemán.

Puede que lo más novedoso sea, sin temor a equivocarme, la ausencia de retrovisores exteriores, que opcionalmente se pueden sustituir por dos cámaras, denominadas Audi Virtual Exterior Mirrors, que proyectan la imagen en sendas pantallas interiores de OLED. 

Tecnológicamente, hablamos de una solución innovadora y muy atractiva, aunque es cierto que al principio cuesta un poco dirigir la vista hacia el panel de la puerta, en lugar de la posición que tradicionalmente ocupan los espejos retrovisores.

 

Pero sigamos en el capítulo del diseño y citemos algunos de los aspectos más destacados, como la parrilla singleframe, que dibuja un diseño evolucionado y esconde las trampillas del sistema aerodinámico activo que equipa el vehículo. Está pintada en color plateado, al igual que una franja presente en ambos laterales de la carrocería y que viene a indicar la ubicación de las baterías del vehículo.

En la zaga, la firma lumínica cruza todo el ancho de la carrocería y une ambos pilotos a través de una delgada línea con tecnología de tipo LED. También resulta curioso comprobar la solución estilística, en color plateado e integrada en el difusor trasero, ubicada en el lugar donde deberían estar las colas de escape de una versión equipada con una mecánica térmica.

Audi e-tron 2019 primera prueba

Hablamos de un SUV 100% eléctrico que no renuncia a la deportividad y al agrado de conducción propios de los modelos del fabricante germano.

Para reforzar esa tesis, la disposición mecánica incluye dos motores eléctricos, uno en cada eje, con 165 kW el delantero y 135 kW el trasero. La suma de ambos ofrece una potencia combinada de 408 CV y un par motor máximo de 664 Nm.

Gracias a semejante poderío energético, el SUV alemán es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos y de alcanzar una velocidad máxima, limitada electrónicamente, de 200 km/h. El sistema de tracción integral quattro, la suspensión neumática y una transmisión automática, mediante engranajes planetarios, con dos velocidades, completan el plantel mecánico de nuestro protagonista.

Audi e-tron 2019 primera prueba

Con todo, lo que te estarás preguntando es por el tamaño o la autonomía de la batería. En este sentido, el Audi e-tron 2019 asegura una autonomía máxima de 417 kilómetros, en el mejor de los casos, gracias a los 95 kWh de la misma.

De serie, el vehículo incluye un cargador de tipo wallbox, denominado COMPACT, de 11 kW y a finales de 2019, los clientes podrán optar por otro sistema de recarga más poderoso, denominado CONNECT, de 22 kW. En cualquier caso, debes saber que en un punto de recarga rápida (hasta 150 kW) el e-tron puede recargar sus baterías en un 80% en menos de 30 minutos.

Audi e-tron 2019 primera prueba
Audi e-tron 2019 primera prueba

Una vez expuestos los detalles técnicos, toca pasar a analizar el dinamismo del conjunto. Lo primero que debemos destacar es la gran capacidad de aceleración del SUV de los cuatro aros. En cualquier de los modos predeterminados del control dinámico de la conducción, llamado Audi drive select, es suficiente con insinuar un leve pisotón al acelerador, para que el e-tron salga catapultado.

El modo Comfort es el más recomendable para el 90% de las ocasiones, salvo que queramos adentrarnos por pistas o caminos, en cuyo caso, tendremos que seleccionar el denominado offroad. En ese escenario, la suspensión neumática se eleva unos apreciados centímetros y aleja la carrocería del suelo lo suficiente, como para circular con cierta seguridad por caminos en buen estado.

Audi e-tron 2019 primera prueba

Al transitar por carretera, el e-tron 2109 requiere de un periodo de adaptación, más o menos corto, según nuestro grado de predisposición a aprovechar las bondades del sistema de propulsión eléctrico.

Obviamente, si pisamos con decisión el acelerador durante gran parte del recorrido, veremos que la autonomía merma a una velocidad apreciable. Sin embargo, si utilizamos las levas ubicadas detrás del volante para regenerar electricidad en fases de retención, comprobaremos asombrados cómo esa autonomía, en algunos casos, se incrementa. A modo de aclaración, a diferencia con otros modelos eléctricos del mercado, el e-tron solo tiene dos programas de retención.

Audi e-tron 2019 primera prueba

El otro detalle palpable desde el comienzo es el silencio que nos acompaña durante nuestro viaje. Se hace extraño constatar la ausencia de ruido o vibraciones procedentes del vano motor... sobre todo, si tenemos en cuenta que hablamos de una potencia combinada de 408 CV.

Por supuesto, resulta un contrasentido que un vehículo con semejante potencial apenas suene, pero me temo que es lo que nos depara el futuro de automóvil; al menos, a medio plazo.

Audi e-tron 2019 primera prueba

Respecto a equipamiento, poco o nada se puede echar en falta. La gama se divide en cuatro acabados: Básico, Advanced, Sport y Black Line. Lógicamente, cada uno de ellos añade una dotación de fábrica creciente, pero desde la versión de acceso, ya disponemos de llantas de aleación de 19 pulgadas (de hasta 21, en opción), faros full LED, suspensión neumática, sistema de infoentretenimiento MMI Navigation Plus Touch Response, Audi Virtual Cockpit o equipo de sonido Audi Sound System.

Por otra parte, en el momento de su estreno comercial, los clientes pueden optar por una edición especial, denominada Edition One, que incluye más equipamiento de serie del habitual, contemplando llantas de aleación de 21 pulgadas, asientos deportivos con tapicería de cuero Valcona, techo solar panorámico o equipo de sonido Bang & Olufsen, por citar algunos de los más destacados.

Un vehículo que parte de los 82.440 euros de la versión de acceso y que ya puedes pasar a comprar por cualquier punto de la red comercial de Audi en nuestro país. Es cierto, hablamos del primer paso en el camino de la electrificación pura de la gama de producto de la merca, pero es un paso muy firme, como los que suele dar el gigante de Ingolstadt.

Audi e-tron 55 quattro 2019

Motor Eléctricos síncronos de imanes permanentes
Batería 95 kWh
Potencia 408 CV / 300 kW
0-100 km/h 5,7 s
Velocidad máxima 200 km/h (autolimitada)
Autonomía eléctrica 407 km
Tiempo de carga 8 horas y 30 minutos (toma convencional) / 30 minutos al 80% (toma rápida 150 kW)
Tracción Integral quattro
Peso en vacío 2.490 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 660 l
Precio base 82.440 euros