En algún punto recóndito de Japón, hay un lugar donde los Chevrolet Corvette van a morir. Y gracias al canal Sammit de YouTube, podemos ver de cerca y con todo lujo de detalle un cementerio de coches lleno de Corvette C3.

Pero ahí no queda la cosa, ya que también hay un montón de deportivos japoneses clásicos, que en su día fueron deseables y que ahora se pudren en un campo cubierto de maleza.

En el vídeo no queda claro dónde se encuentra exactamente el cementerio ni cuándo se grabaron estas tristes escenas. Lo que sí sabemos es que hace tiempo que los coches cayeron en el olvido del abandono.

Clásicos abandonados, en un cementerio de coches

De hecho, un rápido vistazo sobre el terreno revela varios Corvette abandonados, todos ellos modelos C3, fabricados entre 1986 y 1982. Pero eso es sólo la punta del enorme iceberg.

Caminando entre las pequeñas colinas de la zona, pronto se descubre que no nos encontramos ante ondulaciones del terreno: son montones de chatarra de coches, piezas de automóviles, y otros objetos que, con el paso de los años, han sido invadidos por la hierba y los arbustos.

Así las cosas, aunque desde lejos quede oculto, de cerca, queda claro que era una especie de vertedero o posiblemente un depósito de chatarra abandonado.

Otros deportivos japoneses abandonados

Una parte del recinto parece haber sido un garaje. Los restos de las paredes son claramente visibles, aunque el techo se desplomó en algún momento. Aquí es donde vemos la carrocería de un viejo Datsun Z, posiblemente un 240 o 260, aparcado tranquilamente entre los escombros.

Por si eso no fuera suficientemente triste, también vemos el compartimento del motor con su seis cilindros en línea expuesto a los elementos. Falta la tapa de válvulas, lo que deja al descubierto un árbol de levas oxidado, el engranaje de distribución y los muelles de las válvulas. Desgarrador.

C3 Chevrolet Corvette Graveyard
Datsun Z Junkyard
Datsun Z Junkyard

Aún así, al menos es reconocible. No se puede decir lo mismo de un Toyota Supra A70 en una de las "colinas" cercanas. Aplastado y boca abajo, sólo al mirarlo de cerca descubrimos el diseño de las luces traseras del Supra.

Graveyard Supra Taillights

El vídeo, de 27 minutos de duración, recorre el lugar en círculos, mostrando todo tipo de piezas y coches aplastados enterrados entre la hierba alta. Lo que nos queda claro, es que los coches que allí se encuentran no tienen solución posible.

Y aunque hemos visto muchos hallazgos de graneros (barn finds) y de vehículos abandonados a lo largo de los años, este extenso cementerio de automóviles "reclamado" por la naturaleza es, sin duda, un tanto espeluznante.