Uno de los deportivos populares de los años 80 más apreciados es el Renault Supercinco GT Turbo, un icono que todavía sigue guardado a buen recaudo en muchos garajes. Este ejemplar que te mostramos también estaba bajo techo, pero no precisamente bien cuidado.

Más bien al contrario, se encontraba abandonado en Gran Bretaña desde 2001. El año pasado se descubrió en una granja. Presentaba daños exteriores, una espesa capa de suciedad y un motor de 120 CV con óxido. Cabe destacar que, en aquel país, hay menos de 300 unidades matriculadas del vehículo francés, así que se trató de un importante hallazgo.  

Galería: Renault Supercinco GT Turbo abandonado

De un sacerdote a un agricultor

Según la web Autoevolution, el coche en cuestión perteneció originalmente a un sacerdote que, tras ser ordenado, lo vendió al actual propietario, un contable en aquella época, que después cambió de oficio por el de agricultor. El caso es que el GT Turbo acabó 'tirado' en un almacén durante 21 años. 

El propietario de la granja aseguró que el modelo francés funcionaba bien la última vez que se usó. Sion Eilis, del taller de automóviles Automax Wells, fue allí a comprobar el estado del coche, tras la solicitud de un cliente que quería verlo para comprarlo. En el vídeo adjunto puedes ver toda la historia.  

Renault Supercinco GT Turbo abandonado

Merecida restauración

Tras una inspección básica del motor y montar una nueva batería, el Supercinco GT Turbo arrancó, lo que supuso una excelente noticia y la comprobación de que podía volver a la carretera tras una restauración. 

Como puedes ver en las fotos adjuntas, el interior no se encontraba en muy mal estado, así que se podía dejar como nuevo sin mucho esfuerzo aparente. Sin duda, nos encanta el indicador de la presión del turbo en el tacómetro...

De 0 a 100 en 7,7 segundos

Cabe recordar que este coche era un Fase 2, es decir, el restyling del vehículo, vendido entre 1987 y 1990, que firmaba 204 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 en tan solo 7,7 segundos. ¡Menudo 'matagigantes'!

Después, con la llegada de los Clio 16V y Williams, Renault renunció a los motores turboalimentados en favor de bloques atmosféricos con mayor cilindrada. En fin, deseamos que el protagonista de esta noticia esté sumando muchos kilómetros con su nuevo dueño. 

Fuente: Autoevolution