Encontrar un clásico abandonado con poco kilometraje es algo con lo que sueñan muchos entusiastas. Encontrar varios parece casi un milagro y cuando esos clásicos son Corvette, roza lo épico.

¿Con qué otros calificativos describirías un Chevrolet Corvette ZR-1 de 1990 que aún lleva el plástico de entrega y tiene 25 millas (40 km)? Y eso es sólo el comienzo de este descubrimiento tan excitante de 23 coches.

El ZR-1 forma parte de una colección que incluye nada menos que nueve Corvette, tres pick-up, 'muscle cars' clásicos y modernos, y mucho más. El vídeo de la colección nos llega a través de The John Clay Wolfe Show en YouTube, y nos muestra de cerca cómo los vehículos fueron inspeccionados y enviados a Texas, donde ahora residen.

Corvette Low Mile Barn Find
Corvette Low Mile Barn Find

Una gran colección de clásicos

Junto al ZR-1 hay un 'Vette '35th Anniversary del 1988 también con 40 millas y retrocediendo a la era C3, nos encontramos un Stingray 1979 con 41 millas (66 km). Todavía está envuelto en plástico de entrega, pero si te gustan los coches abandonados con más millas, hay un Stingray de 1974 con 30.000 (48.280 km) y un Stingray de 1971 con 1.600 (2.600).

Pero espera, que hay más. ¿Qué tal un Camaro SS de 2010 con 47 millas (76 km) o un Buick Grand National de 1987 con 13.800 (22.200)? La colección también incluye algunos coches de gran tamaño, como un Lincoln Continental Mk IV de 1973.

Volviendo a los Corvette, el hallazgo incluye un par de C5, uno de los cuales es un Indy 500 Pace Car Edition de 1998 que ha recorrido apenas 23 millas (37 km). Earl Trammel, un hombre de negocios de Alabama y experto en coches que falleció en 2022, reunió esta increíble colección a lo largo de varias décadas.

¿Se subastarán o no?

Un comunicado de prensa de GiveMeTheVin.com detalla la colección, que pasó a manos de la exmujer de Trammel y posteriormente a la propia GiveMeTheVin. Un vídeo enviado a Motor1.com muestra al fundador de la empresa, John Clay Wolfe, hablando sobre el descubrimiento.

Trabajando con su socio John Pierce en esta adquisición, se enteraron de la magnitud de la colección y se lanzaron a comprar el lote. El comunicado afirma que los coches se subastarán la próxima primavera, aunque Wolfe no parece tan seguro de vender el lote. Por ahora, al menos.

"No sé qué hacer. Sé que no van a perder valor, así que puede que sea como el loco que los compró. Puede que me muera y la próxima vez que oigáis hablar de ellos sea cuando la gente venga a sacarlos de mi granero. Estoy muy contento de tenerlos y es, con diferencia, el mayor hallazgo de mi carrera", explicó Wolfe.