Son muchos los automóviles que, a lo largo de la historia, han sido muy importantes para sus respectivas marcas y han resultado todo un éxito a nivel comercial. Y ya sabes que, a veces, nos gusta recordar la historia de algunos de ellos.

Hoy toca el Renault 19, presentado en el año 1988, que fue uno de los mayores éxitos de la historia reciente de la compañía francesa, del que se produjeron un total de 3,2 millones de unidades. En Europa se vendió hasta 1996, aunque en otros mercados duró hasta 2002 (y se dice que el total pudo rondar los 6 millones de coches).

Galería: Renault 19 (1988-1997)

Además, fue el último modelo de Renault que llevó un número como denominación y se produjo en multitud de fábricas, como las de Douai y Maubeuge, en Francia, en la de Palencia, en España, en Setúbal, Portugal, y también en Argentina, Bélgica, Turquía o Colombia, por ejemplo.

Para el desarrollo y la producción del Renault 19, sustituto de los Renault 9 y Renault 11, la marca gala invirtió el equivalente a unos 1.000 millones de euros. El origen del modelo se remonta al año 1983, cuando la marca comenzó a trabajar en el proyecto X-53, si bien luego hubo muchos otros códigos (B53 para el 5 puertas, C53 para el 3 puertas, L53 para el Chamade y D53 para el descapotable).

Renault 19 (1988-1997)

El fabricante contrató al diseñador italiano Giorgetto Giugiaro para la confección de la carrocería, quien creó un diseño elegante y sofisticado, con una ligera forma de cuña y un coeficiente de resistencia aerodinámica bastante bueno para la época, con un Cd de 0,31.

Parte del éxito pudo deberse también a que la gama de motores ofrecía opciones potentes y económicas, además de que el coche tenía atributos como un gran maletero y un asiento trasero que se podía abatir asimétricamente, algo poco común todavía. La capacidad máxima del maletero ascendía a 1.310 litros.

Renault 19 (1988-1997)
Renault 19 (1988-1997)
Renault 19 (1988-1997)

El modelo debutó en el mercado francés a mediados de 1988, mientras que a otros mercados llegó unos meses después. Un año más tarde, a mediados de 1989, se lanzó la versión sedán o Chamade, que fue muy bien recibida por el mercado, ya que además ofrecía una muy buena relación calidad-precio.

En 1991, la marca lanzó una versión descapotable, el Renault 19 Cabriolet, y también el Renault 19 16V de 137 CV, un tope de gama que era capaz de alcanzar los 212 km/h.

A partir del año 1992, llegó un restyling que fue conocido como Fase 2, que estrenó cambios estéticos (faros o salpicadero rediseñados) e incorporó soluciones como inyección electrónica de combustible en todos sus motores.