El familiar alemán reproduce la potencia del Bugatti Veyron y pasa de 0 a 100 km/h ¡en solo 2,79 segundos!

¿Quién no se acuerda del Bugatti Veryron? Hace 15 años, en 2005, nos dejó a todos boquiabiertos con su motor W16, de 8,0 litros y con cuatro turbocompresores, capaz de registrar 1.001 CV y 1.250 Nm. Pues ahora, aunque no te lo creas, esa misma potencia se reproduce en un familiar con cinco amplias plazas y 565 litros de maletero.

Nos referimos al Audi RS 6 Avant, que de serie entrega 600 CV. Ha sido el preparador MTM el que ha obrado el 'milagro', calcando las cifras del hiperdeportivo francés. Claro, un coche así es un 'caramelo' que hay que probar y los chicos de AutoTopNL no han dudado ni un segundo en ponerse a sus mandos.

Galería: Audi RS 6 Avant 2019

Por supuesto, el test se realizó en una zona sin límite de velocidad de una Autobahn alemana (la seguridad ante todo). El 'wagon' germano es algo más lento que el Veyron, al anunciar 2,79 segundos en la aceleración de 0 a 100, en comparación con los 2,5 del modelo galo. 

En cualquier caso, nos parece una cifra brutal, con la que te tienes que quedar pegado al asiento, literalmente. Si continuamos con la comparativa, en el paso de 0 a 200 km/h, las diferencias se incrementaron: 8,13 segundos para el Audi y 7,13 para el Bugatti.   

A la hora de lograr 300 km/h, el familiar de Ingolstadt los alcanzó en 20,5 segundos. Un registro impresionante, sin duda, pero aquí es donde la locomotora de Molsheim brilla especialmente, llegando a esa velocidad en tan solo 16,7 segundos. 

Y si hablamos de velocidad máxima, el RS 6 Avant de MTM 'se conforma' con 333 km/h (aunque parece que podría haber logrado una cifra mayor), mientras que el Veyron supera los 400, en concreto 407. 

Audi RS 6 Avant 2019

Teniendo en cuenta que el enfrentamiento es muy desigual, solo podemos tener palabras de elogio para ambos contendientes. El Veyron, 15 años después de su estreno, sigue siendo un vehículo con unas prestaciones casi inalcanzables y el RS 6 Avant de MTM es el familiar soñado por cualquier 'petrolhead' con niños. 

Pero ahora, deja de leer, dale al 'play' y disfruta de lo que es capaz un coche pensado para largos viajes a plena carga... y para alguna que otra tanda en un circuito de velocidad. ¡Menudo 'aparato'!