Gracias a un chasis monocasco de fibra de carbono, el nuevo RUF SCR es más ligero que todo un 911 GT3 RS 2018.

El RUF SCR 2018 es un deportivo que combina la imagen de los Porsche 911 clásicos con una mecánica de última generación. En concreto, se trata de un propulsor atmosférico de gasolina, de 4,0 litros y arquitectura de seis cilindros bóxer, que desarrolla 510 CV y 470 Nm de par máximo, aparejado a una caja de cambios manual de seis velocidades

En palabras de la propia marca, el RUF SCR 2018 es un deportivo para 'gentleman-drivers'. En definitiva, un modelo que tras un diseño retro inspirado en el de los Porsche 911 de los años 90, esconde un avanzado chasis monocasco de fibra de carbono y una jaula de seguridad.

Comparado con el actual Porsche 911 GT3 RS, presentado en el salón de Ginebra, este RUF ofrece 10 CV menos, pero resulta considerablemente más ligero, si tenemos en cuenta que pesa 1.240 kilos... frente a los 1.430 del Porsche.

Más información sobre preparaciones en Motor1.com:

Un diseño de coche clásico modernizado 

El SCR es uno de los RUF con un diseño más limpio y menos agresivo. De hecho, a simple vista, alguien podría llegar a pensar que se trata de un Porsche 911 de hace 25 años, modernizado con elementos de diseño actuales, como unas luces de conducción diurna con tecnología de tipo LED, o unas atractivas llantas de aleación. En la trasera, la doble salida de escape y las aberturas del paragolpes dejan claro que se trata de un modelo especial. 

RUF introdujo el SCR original en el año 1978, como una versión potenciada del Porsche 911. Equipaba el propulsor de 3,2 litros del modelo original, pero que ascendía desde los 180 hasta los 220 CV. Aquel RUF también incorporaba un frontal más agresivo, con tomas de aire más amplias y un radiador para el aceite. Aunque en el apartado estético, el alerón de tipo cola de ballena era lo más llamativo de este espectacular deportivo.

Galería: RUF SCR, en el salón de Ginebra 2018