Conocidos coloquialmente como cajas negras, los registradores de vuelo fueron impuestos por los principales países aeronáuticos a finales de los años 60. A pesar de su nombre, en realidad no son negras; estos dispositivos suelen ser de color naranja brillante para facilitar su localización tras un accidente. A finales de este año, un dispositivo similar será obligatorio en todos los coches nuevos que se vendan en la Unión Europea.

A partir de julio de 2024, todos los coches de nueva matriculación en la Unión Europea deberán ir equipados de serie con un 'registrador de datos de incidentes' (EDR).

Este requisito se aplica a los turismos de la clase M1, que son los que pueden albergar hasta nueve plazas de pasajeros, incluido el asiento del conductor. También, los vehículos comerciales clasificados en la clase N1, (incluidas las camionetas y furgonetas que no superen los 3.500 kilos) estarán equipados con el equivalente automovilístico de una caja negra.

Pruebas de choque Euro NCAP del Volkswagen ID. Buzz (2022)

¿Qué hace el registrador de datos de incidentes (EDR)?

Los accidentes tienen consecuencias económicas para las personas implicadas y, a menudo, es difícil determinar quién tiene la culpa. Un EDR puede ayudar a las autoridades a entender exactamente lo que pasó mediante el análisis de los datos almacenados en el dispositivo. Este componente registra determinados parámetros durante un breve periodo de tiempo: cinco segundos antes del choque y 0,3 segundos después del impacto.

Según la documentación facilitada por la Comisión Europea, un EDR registra y almacena los siguientes datos: velocidad, frenada, posición e inclinación del coche en la carretera, y cómo reaccionan los sistemas de seguridad incorporados. Además, también analiza si se activa el sistema de llamada de emergencia (el eCall pasó a ser obligatorio en la UE en abril de 2018).

Pruebas de choque Euro NCAP del Volkswagen ID. Buzz (2022)

El EDR debe almacenar la información con un alto nivel de precisión y garantizando la supervivencia de los datos. También guarda datos relativos a la marca y el modelo del vehículo, así como el equipamiento instalado.

Integrado normalmente en la unidad de control del airbag, el EDR no puede desconectarse; se activa automáticamente cuando se disparan los airbags y los tensores de los cinturones de seguridad. Además, empieza a grabar cuando salta el capó activo del vehículo o cuando se produce un cambio de velocidad en sentido lateral o longitudinal de más de 8 km/h en 0,15 segundos.

Pruebas de choque Euro NCAP del Volkswagen ID. Buzz (2022)

¿A quién pertenecen los datos almacenados por la caja negra del coche?

La información registrada por el EDR pertenece al conductor o al propietario del vehículo. El dispositivo funciona con un sistema de bucle cerrado, y los datos se recogen de forma anónima para garantizar que no sean objeto de manipulación si caen en malas manos.

Por la misma razón, no se almacenan los cuatro últimos dígitos del número de identificación del vehículo (VIN). Tampoco se registra ningún otro tipo de información que pudiera revelar la identidad del propietario.

¿Quién puede acceder a los datos?

Los datos sólo se ponen a disposición de las autoridades competentes como ayuda durante el proceso de reconstrucción del accidente. La información puede obtenerse a través de la interfaz OBD (sistema de diagnóstico vehicular), pero si el puerto se destruye en el accidente, la información debe ser accesible directamente desde la caja negra.