El Tesla Model 3 actualizado, también conocido como 'Highland' por su nombre en clave, viene con una buena lista de mejoras con respecto a su predecesor, como un interior más lujoso, una conducción más silenciosa y un diseño exterior ligeramente diferente.

Pero ahora hemos sabido que el renovado EV también incorpora algunas características adicionales de seguridad pasiva, como un capó activo destinado a reducir las lesiones en la cabeza de los peatones en caso de atropello.

Tesla Model 3 (2024)

Visto por primera vez por el entusiasta de Tesla@tesla_adri, en X (el nuevo Twitter), que recibió su propio Model 3 Highland hace unos días, el extra de seguridad también aparece en el manual de usuario europeo del vehículo eléctrico actualizado, a juzgar por sus últimas publicaciones.

 

El capó activo de Tesla

El documento dice que la parte trasera del capó se eleva automáticamente unos 80 milímetros si el coche detecta un impacto contra un peatón mientras circula entre 30 y 52 km/h. De este modo, el capó actúa como una especie de cojín metálico para la cabeza del peatón y reduce la probabilidad de lesiones.

Tesla Model 3 (2024)

El manual añade que si se ha desplegado el capó activo, la pantalla táctil muestra una alerta y suena una alarma. Si esto ocurre, hay que llevar el coche al centro de servicio Tesla más cercano o a un taller de carrocería homologado por la marca para volver a colocarlo en su sitio.

Esta función de seguridad pasiva ya estaba disponible en el Model S y el Model X, pero sólo en algunos mercados. Con esta última actualización, sin embargo, parece que Tesla está dando a todos los nuevos Model 3 las mismas ventajas, independientemente del mercado al que se dirijan, al menos en Europa.

Galería: Tesla Model 3 (2024)

Más seguridad pasiva

Pero el nuevo capó activo no es la única función de seguridad pasiva que se ha añadido a la nueva berlina eléctrica. El coche también cuenta con ganchos metálicos en la parte inferior de las puertas que ayudan a mantenerlas alineadas en caso de colisión. 

Otra de las funciones es la llamada 'Alerta de somnolencia del conductor', que utiliza la cámara orientada hacia el habitáculo situada sobre el retrovisor para contar la frecuencia con la que el conductor bosteza o parpadea y emite un aviso en la pantalla táctil central y una alerta sonora en caso necesario.