Definitivamente, Bugatti es un fabricante como ningún otro. La compañía francesa está por encima del resto, con modelos que desarrollan al menos 1.500 CV y con precios que son absolutamente inalcanzables; al menos, para la mayoría de los mortales

Además, normalmente, si quieres conducir un Bugatti tienes que ser rápido al comprar. Por ejemplo, el Chiron, el modelo más 'accesible' de la gama, parte de más de dos millones de euros. Aunque deberíamos decir 'partía', porque las 500 unidades del Chiron ya tienen dueño. 

Galería: Bugatti Chiron 2017: primera prueba

Además del propio privilegio de poseer un Bugatti, los clientes pueden configurar su coche añadiendo opciones a precios estratosféricos... para diferenciarse del resto todavía más.

Como muestra este documento publicado por GTBOARD, el acabado 'Blue Royal Carbon' tiene un precio estipulado por la marca de 222.500 dólares, es decir, 196.000 euros al cambio actual. Así, desde el punto de vista más práctico, puedes elegir entre comprar un Bugatti Chiron estándar más un Lamborghini Huracán... o un Chiron con su decoración especial. 

 

Esta es la opción más cara que aparece en el documento adjunto, por delante del techo Sky View, por el que hay que desembolsar otros 62.000 dólares (unos 55.000 euros). Más o menos, el precio de un Volkswagen Golf R con algún buen extra.

Para mejorar el interior, los clientes más adinerados también pueden optar por la opción 'Piezas de revestimiento interior - Anodizado negro', por la friolera de 56.000 dólares (49.300 euros). ¿Quieres más? Los asientos de confort cuestan 12.000 dólares (10.600 euros) y la cubierta del motor Blue Royal Carbon tiene un precio de 12.500 dólares (11.000 euros). 

El coche en cuestión es en realidad un Bugatti Chiron Super Sport. Un modelo que está de celebración, ya que ha ganado el Motor1 Social Car of the Year 2021 en Francia, gracias a los votos en redes sociales.

Como se puede ver en el documento anterior, cuesta nada menos que 3.825.000 dólares (3,6 millones de euros), a los que el cliente añadió una lista de opciones para alcanzar un precio final de 4.301.450 dólares (3,8 millones de euros). 

Comprar un coche nuevo de varios millones de euros es bueno, pero mantenerlo es todavía mejor. Y casi igual de complicado ya que, como hablamos en alguna que otra ocasión, las labores de mantenimiento que requiere un superdeportivo son absolutamente demenciales.