El fabricante de Maranello no tendrá un modelo totalmente eléctrico en su catálogo hasta el año 2025 pero, a pesar de lo que podría parecer, la firma está entusiasmada con el futuro eléctrico que nos espera, y de hecho no le preocupan las restricciones que planea Europa para los automóviles convencionales.

Como ya sabíamos, la Comisión Europea ha presentado un drástico plan que contempla la prohibición de venta de coches con motores de combustión, gasolina y diésel, para el próximo año 2035. Una fecha límite mucho más cercana de la que otros organismos contemplaban.

En cualquier caso, en Ferrari están contentos con esta decisión, ya que lo ven como una oportunidad, más que como una faena, aunque es cierto que el plan está todavía pendiente de aprobación y, por tanto, dicha prohibición todavía no es firme. 

Galería: Ferrari 296 GTB

El presidente de la compañía, John Elkann, ha afirmado que la potencial prohibición de los motores de combustión interna es "una oportunidad dispuesta por la electrificación, la electrónica y otras tecnologías que están empezando a estar disponibles, y que nos permitirán hacer productos todavía más únicos y distintivos".

Elkann también ha afirmado que reciben la legislación con los brazos abiertos. Desde luego unas declaraciones interesantes si tenemos en cuenta que Ferrari es conocida por sus espectaculares motores atmosféricos de gran cilindrada (ahora también turboalimentados), V8 y sobre todo V12.

Sin duda en Maranello están trabajando a marchas forzadas por actualizar su catálogo y adaptarlo a las necesidades futuras y a las cada vez más estrictas normativas de emisiones. El primer coqueteo con la electrificación se llevó a cabo en 2013, con el LaFerrari, y despúes la tecnología ha evolucionado con los más recientes SF90 Stradale, V8 híbrido, y 296 GTB, V6 electrificado. 

El primer SUV de la compañía o Ferrari Purosangue, debería llegar al mercado el año próximo y también se espera que goce de algún tipo de electrificación. De hecho, es probable que la mayoría de modelos venideros recurran a tecnologías de este tipo, por pura necesidad.

Tristemente, los espectaculares motores atmosféricos de Maranello tienen sus días contados, pero sabemos que los V12 seguirán estando disponibles, aunque lógicamente tendrán que recurrir a la turboalimentación y también a la propia electrificación para poder seguir existiendo.