Gracias al perfil SocialDrive en Twitter, hemos conocido esta forma tan rastrera de multar.

Una multa siempre sienta mal, aunque también sirve para que recapacitemos sobre nuestra actitud al volante. Eso sí, cuando ves ejemplos como el que te vamos a mostrar, en el que los agentes intentan simular una avería para sancionar, no nos parece lo más correcto... por decirlo suavemente. 

El perfil SocialDrive en Twitter, una comunidad que informa sobre radares, controles u otras incidencias (deberías seguirlo), ha hecho público este caso, sucedido en la madrileña calle Embajadores, cuyo límite de velocidad es de 50 km/h.

 

Como puedes ver en el vídeo del tuit, el Peugeot 508 aparece en uno de los márgenes de la carretera con el capó levantado, simulando que ha sufrido una avería. Se encuentra en un vía amplia, con varios carriles y en plena recta, es decir, un sitio propicio para 'obtener' muchas multas en muy poco tiempo. 

Como el vehículo lleva integrado el radar en el frontal, resulta muy difícil de percibir y, por lo tanto, es muy fácil 'caer en la trampa'. No obstante, siempre recordamos que lo mejor es conducir cumpliendo la normativa de circulación. Así, nunca recibirás una sanción.

Galería: Actualidad y seguridad vial

El vehículo, al trabajar en el casco urbano de una ciudad, no pertenece a la DGT ni, por lo tanto, a la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico. Por lo tanto, entendemos que forma parte de la flota de la Policía Municipal de Madrid o de los Agentes de Movilidad. 

Según informa El Español, los usuarios de SocialDrive también han visto este coche de color negro en la carretera de Castilla, en dirección hacia la autovía A-6 y pasada la salida de la M-30. Por lo tanto, muy atentos aquellos que vivan o circulen habitualmente por esa zona de Madrid. 

Desde aquí, recriminamos esa actitud a los agentes que han actuado con un claro afán recaudatorio. Ojalá que la divulgación de este tipo de noticias sirva para que la policía actúe de forma correcta y también para que los conductores seamos conscientes de lo peligroso que es, no solo para el bolsillo, circular a una velocidad inadecuada.

Cabe recordar que, fuera de las ciudades, la DGT ya está multando a través de furgonetas camufladas. En ellas, los agentes pueden ver actitudes punitivas, como el mal uso del teléfono móvil o la conducción sin el cinturón de seguridad puesto.