El superdeportivo 'made in Le Mans'...

El año pasado, Peugeot nos sorprendió a todos con el concept car e-LEGEND, un homenaje al 504 Coupé, con un diseño vintage a la par que futurista. Antes de eso, llegó el Peugeot Onyx, el ejercicio de estilo presentado durante el salón de París de 2012.

Este último, incorporó algunas novedades en términos de diseño, que luego se han ido viendo en algunos de los lanzamientos de la gama del fabricante francés.

Galería: Prototipos olvidados: Peugeot Onyx (2012)

Estéticamente, gozaba de unas líneas simples y afiladas, con parte de la carrocería construida en fibra de carbono y pintada en color negro mate, mientras que, en prácticamente la totalidad de los dos perfiles, se encontraba una lámina de cobre moldeada de forma artesanal.

En el frontal, presidía una parrilla horizontal, que luego se ha utilizado con un estilo similar en los nuevos Peugeot 508 y 308 que están a la venta en los mercados europeos. La zaga, por su parte, disponía de unos pilotos que simulaban la forma de tres garras, también presentes en la parte trasera de varios modelos de producción.

El acceso al habitáculo nos presentaba un interior en el que predominaba el color gris y estaba conformado de manera que bien podría ser el de un superdeportivo del futuro. De hecho, el cuentakilómetros digital contaba con espacio suficiente para marcar los 410 km/h.

Esta velocidad la alcanzaría gracias al sistema de propulsión híbrido que incorporaba, compuesto por un motor V8 de gasóleo, de 3,7 litros de cilindrada y que, junto a la tecnología Hybrid4, rendía algo más 680 CV, gracias a los 80 CV extra que aportaba la mecánica eléctrica.

Prototipos olvidados: Peugeot Onyx (2012)

El motor de combustión lo heredó del Peugeot 908 HDI FAP, el coche de la categoría LMP1 con el que la marca corrió en 2011 las 24 Horas de Le Mans.

Tras montarle las llantas de 20 pulgadas y una suspensión de doble horquilla, el conjunto homologaba un peso de 1.100 kilos.

Y recordamos este coche en nuestra sección 'Prototipos olvidados', en unos días en los que el fabricante galo ha confirmado que volverá al Mundial de Resistencia en 2022.

¡Bravo por ello!