El Golf más extremo jamás visto debutó en el lago Wörthersee.

Nombre: Volkswagen Golf GTI W12 650

Estreno: reunión de GTI en el lago Wörthersee (Austria), mayo de 2007

Datos técnicos: motor W12, biturbo, de 6,0 litros, con 650 CV y 750 Nm.

Prestaciones: aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y 325 km/h de velocidad máxima.

Galería: Volkswagen Golf GTI W12 650 (2007)

Antes de la presentación de este prototipo, el Volkswagen Golf ya había recibido motores de cinco y seis cilindros... pero nunca uno de 12. En mayo de 2007, apareció este 'monstruoso' concept car, basado en la quinta generación del compacto alemán, en el lago Wörthersee.

Se desarrolló 'simplemente' como un coche de exhibición para el evento, pero, desde luego, se trataba de un vehículo realmente especial. No en vano, nunca antes se había creado un Golf tan potente, ni tan rápido. 

Su nombre lo decía todo: W12 significaba que montaba un propulsor W12, conformado por dos bloques V6 unidos. Por su parte, 650 era la cifra de potencia que desarrollaba la mecánica.  

Como podrás suponer, no resultó fácil instalar un propulsor de 6,0 litros en el vano motor de un coche con, aproximadamente, 4,20 metros de longitud. De hecho, finalmente, se acopló detrás de las plazas delanteras, convirtiendo al coche en un deportivo con motor central. 

Aunque parezca increíble, este Golf GTI 'vitaminado' no disponía de tracción total, sino que toda la fuerza mecánica se canalizaba exclusivamente al tren trasero, a través de una transmisión automática de seis velocidades.

El resultado de este esquema técnico supuso unas prestaciones de infarto: 325 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 en apenas 3,7 segundos. 

Volkswagen Golf GTI W12 650 (2007)

Para controlar el descomunal empuje, la carrocería se ensanchó notablemente, hasta alcanzar los 1,88 metros (el Golf normal declaraba 1,76), y también se rebajo la altura a 1,42 metros. Además, el coche montaba neumáticos delanteros con 235 milímetros de anchura y traseros con 295.  

No obstante, a pesar de la importante transformación, el prototipo debía seguir siendo reconocible como un Golf GTI. Por esta razón, los ingenieros emplearon el mayor número posible de piezas del modelo de producción, como faros, pilotos, capó... 

Volkswagen Golf GTI W12 650 (2007)

En el habitáculo, las novedades se centraban en tres esferas adicionales, con información sobre la presión de los turbos, y mandos con cubiertas translúcidas. Para evitar errores, estas tapas debían levantarse para poder activar el interruptor correspondiente. 

Por lo demás, debemos elogiar la labor de ingeniería, no solo en el apartado dinámico, sino también a la hora de refrigerar el motor y, asimismo, crear fuerzas descendentes sobre el eje trasero, a pesar de renunciar a un gran alerón fijo. Desde luego, fue un concept car sobresaliente...