Con esta berlina eléctrica, puedes recorrer hasta 530 kilómetros, pero también, acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3,4 segundos.

Poco a poco, Tesla va conformando una gama razonablemente amplia, con opciones cada vez más variadas. Así, a la espera de que el Model Y desembarque en los mercados, por el momento, su modelo más novedoso es el Tesla Model 3 2019. Y ese es, precisamente, el vehículo que ponemos a prueba, en su variante Performance.

¿Qué significa la adopción de ese apellido? Básicamente, que disfruta de 480 CV de potencia, tracción total y unas prestaciones de escándalo, a cambio de un precio de 64.290 euros. Pero también, unas cuantas cosas más...

Galería: Prueba Tesla Model 3 Performance 2019

Por ejemplo, la inclusión de serie del sistema Autopilot y del programa de conducción deportiva Track Mode, o también, una autonomía de 530 kilómetros, homologados en ciclo WLTP, que permiten olvidarse del 'síndrome de la reserva' que se experimenta al volante de otros coches eléctricos.

Tesla Model 3 2019: una estética sin excesos

Con una carrocería de 4,69 metros de largo, en el ámbito del diseño, claramente, se apuesta por una línea minimalista, en la que cobra especial importancia la cuidada aerodinámica.

¿Detalles que llaman la atención? Por ejemplo, la ausencia de tomas de aire en el frontal (no las necesita), las llantas de aleación de 20 pulgadas o el discreto alerón trasero, que se funde con el portón del maletero.

Y cuando hablamos de él como un modelo sin excesos, nos referimos a que, comparado con el Model X, el último Tesla que probamos, ni su tamaño es tan gigantesco ni recurre a 'artificios' como las puertas 'Falcon Wings'

 

Esa misma sencillez bien entendida se mantiene en el habitáculo. En él, encontramos un volante multifunción, con dos únicos pulsadores, dos selectores en la columna de la dirección y una generosa pantalla multifunción, de manejo táctil y 15 pulgadas de tamaño, cuya lógica de funcionamiento es similar a la de un smartphone o una tableta.

Sin lugar a dudas, este display es el gran centro de control del coche, ya que desde él, se pueden modificar y gestionar todos los parámetros de conducción, configuración, sonido, navegación por Internet, cámaras de visión periférica, navegación... Sin duda, es el cerebro del Model 3.

Prueba Tesla Model 3 Performance 2019
Prueba Tesla Model 3 Performance 2019
Prueba Tesla Model 3 Performance 2019

Pero también, puede convertirse en el gran centro de atención de todos los ocupantes. Y no lo digo solo porque puedas ver tu serie favorita de televisión en ella, que también. Más bien, por las pequeñas y divertidas aplicaciones que incluye.

Hablo, por ejemplo, de los videojuegos de Atari, la proyección de una chimenea para darle un tono romántico al interior o del glorioso cojín de pedos, con multitud de variedad de ventosidades.

Siguiendo con el aspecto tecnológico, el coche no tiene llave como tal. Para abrirlo y arrancarlo, se emplea una tarjeta, similar a una de crédito o a la de un hotel, o la aplicación correspondiente para el smartphone.

Prueba Tesla Model 3 Performance 2019

En términos de habitabilidad, la postura de conducción es confortable y el espacio en las plazas traseras es bastante bueno. De hecho, la plaza central posterior es más utilizable que en algunos de los rivales que habitan en la categoría.

¿Y el maletero? En este caso, debemos hablar en plural, ya que cuenta con dos espacios para transportar equipaje: 117 litros, en el frontal, y 425, en la parte trasera.

Prueba Tesla Model 3 Performance 2019

Tesla Model 3 Performance 2019: con 480 CV de potencia

Como bien habrás imaginado, nos encontramos ante la opción más potente de la gama, que recibe el nombre de Performance. En esencia, se recurre a dos unidades eléctricas, con 287 y 200 CV de potencia, para garantizar una potencia máxima combinada de 480 CV y un esquema de tracción total sin unión física.

Lógicamente, esperábamos unas prestaciones sobresalientes, pero no tanto como las que consigue, que son propias de un superdeportivo. A fin de cuentas, alcanza los 261 km/h y acelera de 0 a 100 en apenas 3,4 segundos.

Prueba Tesla Model 3 Performance 2019

De hecho, al volante, es su capacidad de aceleración lo que más impresiona, ya que la entrega de par es lineal e inmediata. Algo que se traduce en que el cuerpo se pegue, instantáneamente, contra el asiento.

Siguiendo con el aspecto dinámico, sus cualidades son mucho mejores que las de los modelos de Tesla que hemos probado anteriormente. De hecho, aunque no sea el líder de la categoría en lo referido a agilidad, precisión o comodidad, obtiene tan buena nota en todas ellas, que el resultado global es más que convincente.

Y lo cierto, es que una vez que se eleva el ritmo, el límite solo lo marcan los neumáticos...

Prueba Tesla Model 3 Performance 2019

Respecto a la autonomía, como suele suceder en la mayoría de casos, acercarse al dato homologado (en este caso, 530 kilómetros) es complicado. A fin de cuentas, es muy sensible a la conducción que se lleve a cabo o al uso de sistemas periféricos, como el propio climatizador. ¿Consejo para llegar lo más lejos posible? Acelerar con suavidad, aprovechar las inercias y anticiparse a las frenadas. 

En el tema de la recarga, existen múltiples opciones. El coche cuenta con un puerto CCS (Combined Charging System), lo que significa que es compatible con los Supercargadores de la propia marca, así como las puntos de recarga rápida que hay repartidos por toda Europa.

De este modo, se ofrecen cuatro opciones de recarga: doméstico, que también se puede llevar a cabo a través del Wallbox que ofrece la propia marca; estaciones públicas, de las distintas administraciones o empresas; puntos de carga en destino, en hoteles o centros comerciales, que ofrecen 80 kilómetros de autonomía por hora; y las 26 estaciones de Supercargadores, que ofrecen 250 kilómetros en 20 minutos.

Prueba Tesla Model 3 Performance 2019
Prueba Tesla Model 3 Performance 2019

Para finalizar, hemos reservado el capítulo del Autopilot, el sistema de conducción autónoma del Tesla Model 3 2019... aunque hoy en día, debamos de catalogarlo como semiautónomo.

¿El motivo? Debido a la legislación vigente, el conductor debe ser el responsable último del vehículo, por lo que la conducción nunca llega a ser 100% autónoma... aunque la tecnología ya sí esté preparada para ello. 

Básicamente, funciona a través de una serie de cámaras y sensores, de los que se benefician el control de velocidad de crucero adaptativo y el sistema de mantenimiento de carril. Con los dos trabajando en conjunto, el coche puede circular por sí mismo... siempre que se mantengan las manos sobre el volante. 

Si el coche detecta que el conductor las ha soltado, empezará a avisar y, si no se recupera el control, acabará por desconectarse. ¿Cuándo funcionará plenamente? Mucho nos tememos que, en este sentido, la Unión Europea tendrá la última palabra.

Tesla Model 3 Performance

Motor Dos motores eléctricos
Potencia 480 CV / 639 Nm
Caja de cambios Transmisión directa, 1 velocidad
0-100 km/h 3,4 s
Velocidad máxima 261 km/h
Batería 75 kWh de capacidad / 530 km de autonomía
Tracción Integral
Peso en vacío 1.860 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 117 + 425 l
Precio base 64.290 euros