Que el Suzuki Jimny es uno de nuestros todoterrenos favoritos de la actualidad, aunque sea en su variante Pro, creo que queda claro. Y que el Land Rover Defender es uno de nuestros TT más queridos, también. Por eso, esta noticia nos parece tan curiosa.

A fin de cuentas, por un lado tenemos un 4x4 con un precio barato, como el Suzuki Jimny. Por el otro, un auténtico TT de leyenda y un icono del lujo y el diseño en formato clásico, como el Land Rover Defender clásico.

¿Tercer ingrediente? Pues unos genios de las preparaciones, que es la clave del especialista japonés Damd. Un creador famoso por sus obras, que en muchas ocasiones fusionan el todoterreno barato de Suzuki con algunos de los mejores 4x4 del mundo; por ejemplo, con su Clase G, denominado Little G Traditional.

Un todoterreno único, mezcla de Jimny y Defender

Como suele ser habitual, Damd ofrece un kit estético inspirado en el modelo de Land Rover que queda compuesto por parrilla, paragolpes delantero y trasero, capó, faldones y tapacubos Dean Cross Country o APIO Wildboar SR, a juego con el color de la carrocería. En resumen, todo lo necesario para 'transformarse' en un Defender.

Galería: Suzuki Jimny 'Little D' by Damd

Este Jimny tan británico también incluye vinilos específicos, como la Union Jack en los laterales, al tiempo que se ha revisado la suspensión trasera, mejorando el ángulo de salida hasta los 49 grados. Así que, a priori, resulta todavía mejor para la conducción todoterreno.

Además, cabe recordar que todos los componentes mencionados están disponibles de manera independiente, de cara a que cada usuario cree el coche a su gusto. Esto también es válido para elementos como un nuevo soporte de la matrícula o las fundas de los asientos, de estilo retro y disponibles en acabado gris a cuadros o beige.

Llegamos al punto clave, ¿precio de esta preparación tan curiosa, llamada 'Little D'? Apenas 508.000 yenes para el acabado más completo, pintura incluida, aunque sin los correspondientes impuestos, lo que equivale unos 2.998 euros, al cambio actual. Increíble.

Ahora bien, en el aspecto mecánico, poco tiene que ver el Jimny con el Defender. A fin de cuentas, no hay mejoras para el motor atmosférico de gasolina de 1,5 litros y 102 CV, que puede combinarse con una caja manual de cinco velocidades o una automática con convertidor de par, de cuatro marchas, tal y como sucede en el modelo de serie.

Eso sí, a su favor cuenta con el sistema de tracción total ALLGRIP PRO, la reductora y el control de descenso de pendientes. Ingredientes imprescindibles para que circular fuera del asfalto no sea un problema.

Fuente: Motor1.com España