El BMW M5 estrenará generación dentro de poco y será la primera de su historia en equipar un sistema híbrido enchufable a partir del conocido motor 4.4 V8 biturbo de la casa. De forma combinada (junto con la unidad eléctrica), podría desarrollar unos 750 CV. 

Así que ha llegado el momento de que la entrega actual, la F90, diga adiós, pero no sin antes pasar por las manos de Manhart, un reputado especialista de tuning. La compañía alemana rinde homenaje al último M5 puro de combustión con una preparación extrema, el MH5 900, ¡con 928 CV!

Un V8 potenciado

Limitada a cinco ejemplares, esta berlina potenciada (entre 600 y 635 CV de serie) disfruta de muchos cambios en el propulsor V8: sistema de admisión de carbono, turbos más grandes, un intercooler Wagner Tuning, pistones Carillo y bielas H-Shafted. Gracias también a las modificaciones de la ECU, el BMW desata 1.240 Nm de par máximo, una verdadera barbaridad. 

BMW M5 by Manhart (MH5 900)

BMW M5 by Manhart (MH5 900)

BMW M5 de Manhart (MH5 900)

Motor V8 biturbo del MH5 900

Para dar 'voz' al motor de ocho cilindros se ha instalado un sistema de escape con válvulas con el fin de regular la intensidad del sonido. Manhart también ha revisado la puesta a punto del chasis instalando en un nuevo juego de muelles rebajados KW, mientras que el sistema de frenos es el del coche de serie (el M5 CS lleva discos carbocerámicos).

Todo personalizado

Para el exterior, el propietario del primer MH5 900 ha optado por un color azul oscuro combinado con adhesivos de color cobre y el kit de carrocería de fibra de carbono de Manhart. En la parte delantera encontramos un splitter más grande, una parrilla rediseñada y apéndices aerodinámicos, o 'canards', laterales. 

BMW M5 de Manhart (MH5 900)

Interior del BMW M5 de Manhart

Las llantas Concave One de 21 pulgadas, el difusor deportivo y el alerón de fibra de carbono completan el kit estético. El habitáculo del M5 también se ha personalizado, con revestimientos de cuero marrón y Alcántara adornados con una serie de puntos LED que recuerdan a un cielo estrellado, al más puro estilo de los Rolls-Royce.

También hay asientos deportivos con estructura de fibra de carbono, insignias Manhart, una pantalla adicional en el salpicadero y nuevas alfombrillas, tal y como indica el preparador. 

Manhart no ha anunciado el precio de esta preparación, pero su limitada disponibilidad y la magnitud de las modificaciones estéticas y mecánicas sugieren que es verdaderamente cara. Para que te hagas una idea, por el M5 CS de serie, BMW pide más de 200.000 euros en España.

Galería: BMW M5 de Manhart (MH5 900)