Primera prueba BMW M5 2018: más rápido y divertido

Es difícil hacerse a la idea de que, con un motor V8 de 600 CV de potencia, el aspecto más destacado del nuevo BMW M5 2018 sea la tracción total M xDrive (y su diferencial activo). Pero, indudablemente, es así. Al menos, así lo percibo mientras transito derrapando, como si tal cosa, por la curva número 13 de Estoril: la Parabólica Ayrton Senna.

Después de haber activado el modo 4WD Sport del mencionado sistema, me bastan un par de curvas para darme cuenta de que, tal y como ha pregonado BMW a los cuatro vientos, el nuevo M5, el primer 4x4 de la saga, puede comportarse como un coche de propulsión trasera... si el conductor así lo desea. Pero también, que ofrece un control sobresaliente, incluso en esas situaciones, para devolver al coche allí donde debería estar: la línea de trazada óptima. 

BMW M5 2018: primera prueba
BMW M5 2018: primera prueba