Daniel Abt, expiloto alemán de la Fórmula E, se ha hecho con un nuevo BMW M5 CS y un Audi RS7 Sportback para medirlos en un cara a cara. Estos grandes sedanes son muy veloces, pero, antes de conocer el resultado final, veamos sus prestaciones.

En cuanto a potencia, estos dos coches son muy similares. El BMW entrega 635 CV y 750 Nm de par motor máximo gracias a su V8 biturbo de 4,4 litros. El Audi ofrece 600 CV y 800 Nm de par mediante un motor V8 biturbo de 4,0 litros. Ambos vehículos transmiten toda la potencia al asfalto a través de las cuatro ruedas, con lo que no puede haber más similitudes.

Galería: BMW M5 CS 2021

No obstante, los kilogramos son algo a tener en cuenta. El M5 CS tiene un peso de 1.900 kilos en vacío, mientras que el RS7 marca 2.140 kilogramos en la báscula. Esos 240 kilos pueden ser la clave para discernir quién será el vencedor.

En la primera prueba, el Audi muestra su potencia al ponerse al frente. El RS7 avanza con decisión, pero el BMW encuentra la tracción y adelanta al coche de los cuatro anillos. El resultado de la aceleración de 0 a 100 km/h da como ganador al M5 CS, aunque solo por 0,08 segundos.

Galería: ABT Audi RS7-R

En la aceleración de 100 a 200 km/h esto es más notable, pues la diferencia se eleva hasta los 2,28 segundos. Gracias a esto, se demuestra que el BMW M5 CS es mejor en la arrancada, pero, ¿qué pasará hasta los 800 metros?

La respuesta es la misma. El RS7 pierde en la llegada al cuarto de milla (402 metros), aunque por menor distancia que de 100 a 200 km/h, 0,2 segundos, con lo que se acerca. Sin embargo, el M5 CS desata todo su potencial para sacarle una ventaja de 0,7 segundos en la línea de meta, tras 800 metros.

BMW M5 CS 2021

La velocidad punta tampoco es una excepción, y el BMW alcanza los 254 km/h, mientras que el Audi se queda en 234,55 km/h. De esta forma, el coche de Múnich se proclama ganador de esta particular carrera, en gran medida por su menor peso.

Con esta prueba podemos ver el potencial del M5 CS, el cual se queda muy cerca en el 0-800 metros de, por ejemplo, un Lamborghini SVJ Roadster, y supera con creces a coches como el Porsche Panamera 4S E-Hybrid o el Mercedes-AMG G63 de 900 CV.

Fuente: canal de YouTube de Daniel Abt

Galería: Prueba BMW M5 Competition 2019