Un lugar ideal para una primera prueba, con el coche todavía camuflado...

Estoy en el asiento del copiloto de una berlina camuflada de BMW, mientras mi mano derecha está aferrada al asidero de la puerta con todas mis fuerzas. De hecho, no sé si en la historia de los asideros alguien ha agarrado uno de este modo, como lo estoy haciendo yo hoy. 

La combinación del prototipo camuflado del BMW M5 2020 y el ingeniero de desarrollo de chasis Jörg Weidinger, es un auténtico veneno para mi estómago. Si no conociera el viejo Nürburgring Nordschleife, tanto al volante como de pasajero, probablemente, a mitad de vuelta BMW tendría que haber cambiado el tapizado de los asientos. Dicho de otra manera: es genial.

Galería: BMW M5 2020, primera prueba

¿Por qué te estoy contando todo esto? Pues bien, porque la gente de M GmbH me invitó amablemente a una primera toma de contacto con el BMW M5 2020, un restyling que ya le va tocando al modelo, al menos según el calendario que sigue la marca, ya que esta generación de la berlina deportiva de la casa lleva tres años en el mercado.

Habiendo visto el facelift del BMW Serie 5 convencional, podemos hacernos una idea de qué aspecto exterior tendrá este M5. Tanto los faros como los riñones y los pilotos, lucirán una apariencia ligeramente diferente, al tiempo que el frontal también ofrecerá un nuevo aspecto. Además, el sistema multimedia gozará de una pantalla táctil más grande, de 12,3 en lugar de 10,25 pulgadas.

BMW M5 (2020) PreDrive
BMW M5 (2020) PreDrive

Mientras tanto, ya estamos volando por la famosa bajada de curvas enlazadas de Fuchsröhre, a una velocidad que, afortunadamente, no puedo ver, ya que el 'camuflaje' interior solo permite que estos datos queden a la vista de la persona que conduce. En cualquier caso, me parece un milagro que todavía no estemos colgando de la copa de algún árbol, a 10 metros sobre el suelo.

"Puedes conducir este M5 en modo 4WD, con el DSC desconectado, de forma relativamente segura". 

Weidinger no es solamente un hombre de desarrollo de chasis y un tío muy majo, ya que también ha sido piloto de carreras durante años, corriendo por ejemplo en las VLN (aquí, en Nürburgring), el ADAC GT Masters y subidas de montaña. La forma en que tira a las curvas esta bestia, de casi 5,0 metros y 2,0 toneladas, da un poco de miedo, pero lo cierto es que es todo un virtuoso al volante, y el M5 se comporta realmente bien ante esta locura, mostrándose increíblemente estable y bastante inquebrantable, en lo que a capacidad de tracción se refiere.

Además, el coche ofrece el gran equilibrio de su configuración de tracción total, que aunque da prioridad al eje trasero, también inspira mucha confianza. De hecho, puedes conducir este coche en el modo 4WD, con el DSC (control de estabilidad) desconectado, sin ningún problema. 

BMW M5 2020, primera prueba
BMW M5 2020, primera prueba
BMW M5 2020, primera prueba

Solo por demostrar lo que apenas el 0,05% de los clientes hacen en la vida real, Weidinger selecciona el modo 2WD antes de la siguiente curva, lo que convierte al M5 en un vehículo puramente de propulsión, y acelera a fondo para afrontar de lado el giro. ¿Por qué no? Realmente, a veces, este coche parece un tanque capaz de hacer piruetas y saltos mortales.

El bárbaro empuje del motor 4.4 V8, biturbo, sigue siendo igual de impresionante, especialmente en circuito, y aún te sorprende cada vez que aceleras en la salida de una curva. En lo que a cifras se refiere, me aseguran que todo seguirá como hasta ahora, es decir, el M5 mantendrá sus 600 CV, y el M5 Competition sus 625 CV.

Después de que Weidinger exprima esta berlina durante un rato más, y probablemente en menos de siete minutos, estamos de vuelta en la recta principal, Döttinger Höhe. Mi estómago todavía está un poco revuelto, pero durante la vuelta para las fotos, tengo tiempo de charlar un poco sobre la optimización del coche.

BMW M5 2020, primera prueba

En busca de la comodidad

Weidinger me comenta que, en este caso, unas 15 personas están involucradas en el desarrollo del chasis. Sorprendentemente, semejante producto de M (al menos así ha sido en el caso del M5), solo rueda unas 50 vueltas en el Ring, aunque hay que tener en cuenta que es un restyling. El resto de pruebas se llevan a cabo en carreteras secundarias y, siendo un M5, también pasa mucho tiempo en autovía.

Si siempre has querido saber cómo se lleva a cabo la evolución técnica a lo largo de la vida de una familia de productos, los M5 y M8 son un gran ejemplo. La berlina y el M8 Coupé (además del Cabrio y el Gran Coupé), comparten gran parte de su tecnología. Los M8 llegaron después, no obstante, y según Weidinger, pudieron tomar nota de las sugerencias de los clientes y de la prensa, por ejemplo, en lo referido a la incorporación de mejoras en el sistema de suspensión.

Todo esto que aprendieron, ahora se ha aplicado también al renovado M5. "Después de algunas pruebas, ahora hemos incorporado la puesta a punto de amortiguadores del M8 Gran Coupé", afirma Weidinger. "Esto también requiere una reconfiguración del sistema de control de los amortiguadores adaptativos". ¿Son los componentes muy diferentes? "Sí, son significativamente diferentes. Siempre tienes que pensar en esto a lo largo de la vida de un modelo."

BMW M5 2020, primera prueba
BMW M5 (2020) PreDrive

El conflicto de intereses entre comodidad y deportividad es siempre el principal problema. A muchos les pareció que el M5, sobre todo en su variante Competition, tenía una suspensión bastante ambigua, por decirlo suavemente.

"Siempre ha sido deportivo y rápido, y siempre ha sido referencia en su segmento en tiempos de vuelta, pero un punto clave siempre ha sido, también, la comodidad en las plazas traseras. O en autovía. El coche es muy estable, como una tabla, incluso cuando conduces a 300 km/h, pero... ¿se puede hacer con mayor comodidad todavía? Y si puedo mejorar este aspecto, sin sacrificar el comportamiento, intentaré anotarme ese tanto", afirma Weidinger.

Pero no solo se han mejorado los amortiguadores. "El M5 también hereda ahora el nuevo sistema eléctrico del M8. Así que tienes que poner a prueba los sistemas, de todas formas, por lo que aprovechas la oportunidad para trabajar en el sistema de tracción a las cuatro ruedas, así como en la suspensión variable trasera, para mejorar".

BMW M5 (2020) PreDrive

El principal objetivo desde el punto de vista de un diseñador de suspensiones era, sin duda, mejorar la comodidad, pero, lógicamente, manteniendo al menos las mismas características, en lo referido al comportamiento dinámico del coche. Y, de hecho, este es un aspecto del que te percatas cuando lo conduces. Al menos eso es lo que me ha ocurrido a mí. Tras haber ido de copiloto, y haber vuelto de una pieza, fue mi turno de conducir en las gloriosas curvas del trazado, entre las montañas de Eifel. 

En comparación con el festival que se ha marcado en Nordschleife el dios del volante Weidinger, ahora el M5 parece estar tan apurado como lo estaría en una tarde de bingo. Aun así, todavía voy descubriendo cosas del coche, como que el tacto de la dirección es un poco más natural, que era precisamente de lo poco que no me gustó de esta generación del M5.

Hay que añadir que, si mi memoria no me falla, también tiene una amortiguación más cómoda que antes. Resulta más suave y no adolece de sequedad en movimientos muy rápidos y cortos de la suspensión. Esto en el modo Comfort del M5 normal (no el Competition), ya que el selector de modos estaba tapado con cinta todavía.

BMW M5 2020, primera prueba
BMW M5 2020, primera prueba
BMW M5 2020, primera prueba

Cómo se sentirá el M5 Competition en el modo Sport Plus es una cuestión muy diferente. En cualquier caso, creo que en un futuro será más benévolo con sus ocupantes en un uso diario. Algo que será positivo para la mayoría, ya que casi el 70% de los clientes han optado durante estos tres últimos años por la versión Competition, más dura y eficaz.

Pronto será oficial

Todavía está por ver cómo afectará este restyling al duelo de berlinas deportivas, entre el BMW M5 y el Mercedes-AMG E 63 (que también se va a actualizar). Ambos estaban ya más a la par que nunca, si bien el M5 quizá era un poco mejor en circuito. Con las mejoras del facelift, el bávaro también ganará en lo referido a utilización en el día a día. Al mismo tiempo, esto hará hueco para un más agresivo y extremo M5 CS, que es probable que se presente pronto.

Lo que no tienen que cambiar ni mejorar en absoluto, por cierto, son los asideros de las puertas. Desde luego, estos sí que son estables y robustos. Todo lo demás, incluidas las fotos sin camuflaje y la información técnica, estará disponible el próximo 17 de junio, cuando el BMW M5 se presente de forma oficial.