Ha llegado el momento de decir adiós a dos coches que, de alguna manera, han reconfigurado la industria en los últimos años. Son vehículos totalmente diferentes. Desde el punto de vista del diseño y el tamaño, hasta el posicionamiento y los resultados de ventas.

¿Qué tienen en común? Ambos están llamados a convertirse en auténticos iconos del sector. Este es un rápido resumen de cómo el Honda e japonés y el Chrysler 300 estadounidense cambiaron para siempre la industria del automóvil.

Dos opuestos

El Chrysler 300 es una enorme berlina propulsada por grandes motores de gasolina. Es la gran berlina clásica para los conductores de Norteamérica. Con sus 5.044 mm de longitud, este Chrysler forma parte del segmento de las berlinas ejecutivas, frente a modelos de la talla del desaparecido Chevrolet Impala, el Ford Taurus y el Toyota Avalon, entre muchos otros.

Motor1 Numbers: Honda e y Chrysler 300

Por otro lado, el Honda e es un hatchback o urbano eléctrico concebido para el gusto de los conductores de Japón y Europa. Ha sido diseñado con formas icónicas y un diseño retro tanto en su exterior como en su interior. El Honda e es el primer modelo eléctrico masivo de la marca, o al menos ese era su objetivo.

Un salvavidas

La berlina americana dio un toque internacional a Chrysler y le permitió mirar fuera de Norteamérica. De hecho, la primera generación del 300 (disponible entre 2004 y 2010) utilizó muchos elementos del Mercedes-Benz Clase E W211. Chrysler formaba entonces parte del grupo DaimlerChrysler. En 2011, la marca introdujo una actualización, oficialmente conocida como segunda generación, pero se trataba más bien de una actualización severa.

Motor1 Numbers: Honda e y Chrysler 300

La llegada de Fiat al grupo Chrysler supuso una oportunidad para ampliar la presencia mundial del Chrysler 300. En 2011, Lancia decidió rebautizar el 300 y venderlo como Lancia Thema en Europa. La operación fracasó, ya que la marca apenas vendió 6.000 unidades entre 2011 y 2014. En total, como Chrysler y como Lancia, el 300 vendió alrededor de 1,4 millones de unidades en casi 20 años.
El 300 nunca fue un éxito de ventas, pero al final fue un salvavidas para Chrysler.

Tan icónico como impopular

El impacto del Honda e no tiene que ver con su volumen de ventas, sino con la visibilidad que dio a Honda en el mundo de los vehículos eléctricos. Aunque sus especificaciones nunca alcanzaron los estándares de la industria, el Honda e captó la atención del público por su diseño y por el hecho de que situó a Honda en el mercado de los coches eléctricos.

Motor1 Numbers: Honda e y Chrysler 300

El pequeño Honda e nunca quiso sacudir el mundo de los EV. Siempre tuvo un precio alto y una autonomía baja. Una gran limitación en la primera etapa de la era de la electrificación. Los resultados son bastante claros: Honda vendió apenas 12.500 unidades de este icónico utilitario entre 2020 y noviembre de 2023. El volumen europeo supuso más del 80% de ese total, y aun así Honda ha decidido cesar su comercialización allí. El Honda e:NY1 será su sucesor indirecto.

El autor de este artículo, Felipe Munoz, es especialista en la industria del automóvil en JATO Dynamics.