Hagamos una rápida inmersión en la historia de uno de los todoterrenos más efectivos del mundo, como es el Mercedes-Benz G 4x4², para descubrir que la última idea de delta4x4 no es tan descabellada como podría parecer en un inicio.

En 2015, Mercedes-Benz presentó el prototipo del monstruosamente alto G 500 4x4² en el salón de Ginebra. En realidad, el coche pasó a la producción en serie un poco más tarde, con un precio de algo menos de un cuarto de millón de euros por coche, para convertirse en una pieza de coleccionista.

Pero el año pasado, la cosa fue un poco más allá, de la mano de AMG, con el G 63 4x4² y su V8 de 585 CV. Una serie limitada por 300.000 euros que, por supuesto, se agotó de inmediato. Sin duda, el mejor ejemplo del tirón que tiene el Clase G.

Una preparación para crear un todoterreno perfecto

Así las cosas, para los aficionados 'terrenales' del modelo alemán, es bastante difícil disfrutar de la bestia todoterreno definitiva, con sus ejes portales y su vertiginosa altura libre al suelo.

¿Imposible? No del todo, ya que el preparador delta4x4 ofrece a los conductores del Clase G convencional la posibilidad de disfrutar de algo parecido a las sensaciones que transmite el G 4x4².

Galería: Mercedes G-Klasse Hoch D de Delta 4x4

De hecho, no hay necesidad de una compleja conversión, con ejes de portal. En su lugar, el especialista bávaro en vehículos todoterreno confía en una elevación de 50 milímetros, mediante muelles Eibach y un kit de elevación de carrocería especialmente desarrollado, que eleva la Clase G otros 100 milímetros.

Delta4x4 promete 300 milímetros de altura libre al suelo y una altura total de 2,25 metros. Buenos datos, teniendo en cuenta que la mencionada altura libre al suelo es de 351 milímetros, en el caso del G 63 4x4². 

Otra mejora importante es la inclusión de unos enormes neumáticos, montados sobre llantas de 22 pulgadas. De hecho, para que 'entraran' en la carrocería, se ha ampliado la anchura de los pasos de rueda en 80 milímetros.

El preparador también ha creado una baca y una barra de luces específica, en una preparación que no es nada barata. De hecho, para que te hagas una idea, el kit de suspensión Eibach tiene un precio de 1.300 euros (con montaje), mientras que el kit de elevación cuesta unos 17.500 euros, el trabajo de los pasos de rueda aumenta a los 5.500 euros y el coste de los neumáticos se mueve entre los 4.800 y los 10.300 euros.

Galería: Mercedes-Benz Clase G Edition 550