Hoy en día, Mercedes-Benz dispone de algunos modelos que se salen bastante de lo común, en términos de diseño, como pueden ser los EQS o EQE. Pero hace unas cuantas décadas, esto era inconcebible. 

El conservadurismo estaba a la orden del día y la gente no quería seguir lo que consideraban modas pasajeras. Por eso, hasta 1953, el estilo automovilístico que se impuso tras la Segunda Guerra Mundial no encontró su expresión en la firma de Stuttgart.

A partir de ese momento, la jerga popular bautizó inmediatamente toda la serie de modelos que lucían el mismo diseño como Mercedes 'Ponton'. ¿De dónde viene el apodo? Pues de las plataformas flotantes del mismo nombre, con los que existía cierta similitud visual.

Pero mucho antes, hacia finales de la década de 1940, las empresas automovilísticas estadounidenses se apartaron inicialmente del estilo clásico con guardabarros independientes. En su lugar, éstos se integraron en la carrocería del vehículo. En Europa, el Fiat 1400 y los modelos de Borgward, Opel y Ford siguieron esta tendencia.

Mercedes-Benz 180 und 190 „Ponton“ (1953-1962)

En 1953, justo ahora hace 70 años, Mercedes se subió al carro y presentó el nuevo 180, denominado internamente W 120. Y un año antes, en 1952, la revista local auto motor und sport publicó la primera imagen de un prototipo de la nueva berlina junto con una parodia de la balada 'Erlkönig' de Goethe. De ahí el nombre de 'Erlkönig', comúnmente utilizado en alemán para un prototipo camuflado.

Para el 'Pontón', los diseñadores utilizaron criterios estéticos modernos en la época. El diseño sigue el principio de las tres 'cajas' o tres volúmenes, con parte delantera, habitáculo y parte trasera.

La omisión de estribos y faros independientes, así como los guardabarros integrados, permitían reducir la resistencia al aire y el consumo de combustible, al tiempo que el interior era mucho más espacioso que el de las carrocerías anteriores. Además, había elementos redondeados típicos de los años 50, como los faros delanteros, que representaban la 'cara' de la familia Mercedes-Benz de la época.

Mercedes-Benz 180 und 190 „Ponton“ (1953-1962)

La rotura con el pasado también se produjo dentro del vehículo. La carrocería estaba firmemente soldada al suelo del bastidor y formaba una única unidad. De hecho, con este vehículo, Mercedes-Benz dijo adiós a la construcción tradicional de chasis y carrocería independiente. En comparación con el diseño anterior, aumentaba la rigidez torsional y disminuía el peso.

A ello se añadía un chasis con importantes características de seguridad y confort. Las ruedas delanteras, guiadas por dobles trapecios, ya no estaban suspendidas directamente del bastidor, sino del denominado como "subchasis motriz". Se trataba de una viga de eje en forma de U soldada a partir de dos piezas de chapa prensada, a la que también se fijaban el motor, la transmisión y la dirección. Además, se ajustaba en el bastidor mediante tres silentblocks.

Bajo el capó del 180 había un motor de cuatro cilindros. A partir de una cilindrada de 1.767 cm3 (de ahí la denominación del modelo), desarrollaba 52 CV a 4.000 rpm. En las carreteras de la época, era absolutamente adecuado, ya que llegaba a una velocidad máxima de 126 km/h.

Mercedes-Benz amplió su gama de motores ya en 1954 con la variante diésel 180 D. El tercer modelo que entró en la gama en 1956 fue el Mercedes-Benz 190 (W 121), mucho más potente, con 75 CV.

Galería: Mercedes-Benz 220 de 1955

En 1954, el modelo de lujo de la época adoptó la forma de pontón con el nuevo Tipo 220, denominado internamente también 220 a (W 180). Esta berlina se parecía en muchos aspectos al 180, pero tenía muchos más cromados y, sobre todo, un frontal más largo para alojar el seis cilindros que llevaba. Su moderna y espaciosa carrocería de pontón ofrecía un nivel de habitabilidad sin precedentes. En 1956, con el modelo 220 S revisado y más potente, la letra 'S' hizo su entrada permanente en la nomenclatura y subrayó el estatus de clase especial del Ponton de seis cilindros.

En 1958 debutó el 220 SE (W 128), otra versión del modelo tope de gama con aún más potencia gracias a la inyección de gasolina. Un año más tarde, el 220 cambió a un diseño de aleta trasera bastante de moda, y en 1961 el 190 también adoptó este aspecto. No fue hasta 1968 cuando Mercedes-Benz estableció una distinción claramente visible entre la gama media y la clase de lujo.

Mercedes-Benz 180 und 190 „Ponton“ (1953-1962)

Pero volvamos al "Pontón": Mercedes-Benz actualizó las series 120 y 121 en varias ocasiones. Aun así, una de las constantes del modelo fue la calidad de sus acabados. También, su elevado equipamiento, que fue incluyendo evoluciones como las cerraduras de las puertas con pestillos de seguridad o la calefacción y la ventilación regulables por separado para el conductor y el acompañante. 

Mercedes-Benz 180 y 190 Ponton (1953-1962)
Mercedes-Benz 180 y 190 Ponton (1953-1962)
Mercedes-Benz 180 y 190 Ponton (1953-1962)

La serie W 120/121 'Ponton' con motores de cuatro cilindros se fabricó de 1953 a 1962. Con ellos, Daimler-Benz se introdujo también en un nuevo mercado aumentando las exportaciones: alrededor de 443.000 clientes de todo el mundo eligieron uno de estos vehículos.

La variante de mayor éxito fue el 180 D con motor diésel, del que se fabricaron casi 150.000 vehículos. El 180 con motor de gasolina se produjo de 1953 a 1962, con 117.192 unidades fabricadas. A modo de comparación, antes de la Segunda Guerra Mundial salieron de la cadena de producción 91.048 vehículos de todas las variantes del 170 V (W 136), que también se situaba en la gama media alta.

Galería: Mercedes-Benz 180 y 190 Ponton (1953-1962)