Con el adiós de algunos urbanos del segmento B, los clientes deben recurrir a sus alternativas de tipo SUV. Es el caso del Ford Puma, que tras la despedida del mítico Ford Fiesta, se queda como el único representante de la marca en dicha categoría.

Aún con todo, queremos hacer un llamamiento a la tranquilidad, puesto que el comportamiento dinámico se sitúa a un gran nivel en el modelo del óvalo, y le permite defenderse sin complejos frente al Hyundai KONA, Nissan Juke, Peugeot 2008, Renault Captur, SEAT Arona o el Volkswagen T-Roc.

Galería: Prueba Ford Puma ST 2022

Ford Puma ST Hybrid

Si tenemos en cuenta semejantes cualidades en carretera, no es de extrañar que el Ford Puma tenga su versión deportiva ST. En nuestro país, la versión 1.5 EcoBoost de 200 CV y cambio manual de seis marchas se ha visto complementada por otra variante de menor potencia. Se trata del 1.0 EcoBoost de 170 CV, que en este caso se vincula con una caja de doble embrague con siete relaciones.

Este cambio llegó con otra importante mejora: la incorporación de un sistema de hibridación ligera. Gracias a ello, el nuevo Ford Puma ST 1.0 EcoBoost Hybrid PowerShift se beneficia de la etiqueta ECO de la DGT, frente al distintivo 'C' que portaba su predecesor.

Ahora bien, si echamos un vistazo al mercado internacional, encontraremos un misterio muy curioso. ¡El Ford Puma ST EcoBoost Hybrid tiene una potencia diferente según el país europeo!

Ford Puma ST Hybrid

A modo de ejemplo, el configurador italiano indica 160 CV, mientras que el alemán hace referencia a dos niveles de potencia: 160 y 170 CV.

Tras investigar en profundidad, tenemos la respuesta. Los 170 CV y 248 Nm de par máximo se basan en el procedimiento de homologación GTR21, y solo se alcanzan durante unos segundos.

Ford Puma ST Hybrid

Por tanto, fuera de estos momentos, el Ford Puma ST EcoBoost Hybrid desarrolla 160 CV y 200 Nm. Según los datos oficiales, acelera de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y alcanza 210 km/h; el consumo se sitúa en 6,3 litros/100 km WLTP.