Mucha gente, tanto prensa especializada como aficionados, estamos siguiendo muy de cerca los pasos de la nueva Lancia dentro del gigante automovilístico Stellantis. El primer paso de su 'resurrección' ha sido mostrar el prototipo Pu+Ra HPE, que anticipa píldoras de diseño de su futura gama.

Este catálogo de estreno comenzará en 2024 con la llegada del Ypsilon, un urbano 100% eléctrico y también microhíbrido, aunque esta última opción de gasolina con etiqueta Eco sólo se comercializará en los países donde la transición eléctrica está siendo más lenta de lo previsto, como en España. 

Dos años después, en 2026, aterrizará el Gamma, un SUV eléctrico de tamaño medio que ejercerá de buque insignia de la marca. Y en 2028 tendremos el plato fuerte, es decir, el renacimiento del Delta. ¿Será un compacto o será un crossover? Vamos a dar tiempo al tiempo. 

Galería: Lancia Ypsilon 2024, el render de Motor1.com

Lancia Ypsilon español

Pero centrémonos ahora en el Ypsilon, porque podemos decir que será un Lancia español, ya que se va a fabricar en la planta zaragozana de Figueruelas, junto al Opel Corsa. Eso significa que empleará la plataforma e-CMP, tan de moda en la actualidad, ya que también la emplean el Jeep Avenger o el Fiat 600, entre otros muchos coches. 

En principio, el modelo italiano va a crecer hasta los 4,1 o 4,2 metros de longitud y podría lucir algún que otro trazo de crossover, para estar acorde a los actuales cánones estéticos. Lo que es seguro es que empleará la firma luminosa que imita un cáliz. 

Ahora mismo, los urbanos eléctricos de Stellantis están recibiendo un nuevo motor de 156 CV y una batería de iones de litio con 54 kWh de capacidad, que otorga alrededor de 400 km de autonomía en ciclo mixto. 

¿Precios como el DS 3?

Suponemos que, si no hay avances en este ámbito en los próximos meses, el Ypsilon incorporará esos mismos componentes. Por supuesto, la etiqueta 0 está más que confirmada para la versión eléctrica. 

¿Y la de gasolina? Salvo sorpresa, empleará el propulsor 1.2 de Stellantis, procedente del extinto Grupo PSA. Se trata de un bloque de gasolina con tres cilindros y turbo, que entrega 100 CV. En su día, esta mecánica tuvo problemas con la distribución (la correa se agrietaba), pero suponemos que ese problema ya está subsanado. 

Lógicamente, todavía no sabemos nada acerca de los precios, pero seguramente tendrá unos parecidos a los del DS 3 E-TENSE, que comienzan en 40.000 euros. También parece acertado pensar que la opción de gasolina será algo más barata.