Aunque ya hemos hablado de él en más de una ocasión, el prototipo Lancia Pu+Ra HPE vuelve a ser noticia porque ha estado en Madrid, 'oficializando' la vuelta a la vida de la marca italiana en España, con nuevos lanzamientos ya desde el pasado año.

Una Lancia diferente, muy distinta a la que se fundó hace 116 años, que busca encontrar su hueco entre las firmas premium del gigante Stellantis, compartiendo espacio con Alfa Romeo y DS Automobiles, desde un punto de vista 100% eléctrico.

Volviendo al Pu+Ra HPE, su importancia reside, sobre todo, en el diseño y la filosofía, que se trasladará a todos los futuros modelos de la marca que se lancen en los próximos 10 años. Todo, con un plan de negocio y una financiación asegurada para dicha década.

Lancia: un nuevo modelo cada dos años

De hecho, la idea es que Lancia presente un nuevo modelo cada dos años, comenzando con un utilitario como el Ypsilon, que llegará en 2024 como modelo libre de emisiones, pero también, con una variante microhíbrida, para aquellos mercados en los que la electrificación todavía no avance tan rápido.

Galería: El Lancia Pu+Ra HPE en la carretera

Dos años más tarde, en 2026, llegará el buque insignia de la marca, el Gamma. O lo que es lo mismo, un SUV medio de lujo, ya sí, 100% eléctrico. Y en 2028, asistiremos al renacimiento del Delta, del que todavía no hay demasiados detalles. 

Al mismo tiempo, Lancia ha anunciado su intención de tener 70 puntos de venta en 2024, repartidos entre los siete mercados europeos en los que arrancará su aventura: Italia, España, Portugal, Francia, Alemania, Bélgica y Países Bajos.

En el caso de España, el plan es disponer de ocho concesionarios en 2024, frente a los 16 que estarán disponibles ya de cara al ejercicio 2025.