El garaje de Gran Turismo 7 sigue creciendo a un ritmo constante con cada nueva actualización del videojuego de PlayStation. El último parche (1.23), que acaba de lanzarse, incluye tres nuevos vehículos totalmente gratuitos.

El más interesante de los tres nuevos coches de Gran Turismo 7 es probablemente el Nissan Silvia S14 de sexta generación, en concreto la versión Type S de 1994, con el nada habitual eje trasero direccional en opción, denominado 'Super HICAS'.

Dado que se trata de un Type S en acabado K, cuenta con llantas de 16 pulgadas y, sobre todo, con el motor 2,0 litros SR20 turboalimentado de cuatro cilindros, que envía sus 220 CV de potencia a las ruedas del eje trasero, exclusivamente.

Gran Turismo 7, actualización 1.23

Cambiando de tercio completamente, el segundo de los modelos añadidos con la actualización 1.23 es el Porsche Vision Gran Turismo Spyder del que os hablamos hace unos días, un llamativo prototipo sin techo de la firma alemana.

Por si no lo recuerdas, la marca de Zuffenhausen se imagina este concept descapotable que ya puedes conducir en GT7 con un potente sistema eléctrico de dos motores, que ofrece 1.300 CV de potencia y un gigantesco par motor máximo de 1.090 Nm. El monoplaza de circuito también incluye elementos de aerodinámica activa.

Gran Turismo 7, actualización 1.23

La última de las tres novedades es el Volkswagen ID. R de 2019, la bestia eléctrica de competición con la que Romain Dumas logró rebajar la barrera de los 8 minutos en el mítico ascenso a Pikes Peak, marcando también en 2019 un récord en Nürburgring Nordschleife, con un tiempo de 6 minutos y 5 segundos.

Un mes después, también en verano de 2019, Dumas logró el récord absoluto en la colina de Goodwood, durante el Goodwood Festival of Speed, rebajando los 40 segundos al parar el crono en 39,9 segundos.

Más allá de los tres nuevos coches, este parche 1.23 para el mítico videojuego de la saga de Polyphony Digital también incluye dos nuevos escenarios para el modo fotografía, denominados California II y Tokyo II, ubicados en el Parque Nacional de Yosemite y en la calle Sakurada-dori de la capital japonesa, respectivamente.