Además de la humillación que sufre un Dacia Duster por parte de un Renault '4Latas' en una calle nevada en plena borrasca Filomena, otro vídeo viral que hemos publicado este año 2021 ha sido un fortísimo accidente de un Volkswagen Golf GTI de séptima generación.

El dato de la velocidad asusta, pues el compacto deportivo iba a 240 km/h cuando se produjo el impacto contra otro vehículo. Si piensas que el conductor era un inconsciente, quítate esa idea de la cabeza, pues viajaba de forma legal en un tramo de una Autobahn alemana sin límite de velocidad.

De hecho, el culpable del incidente fue el conductor del otro coche, pues estaba ocupando parcialmente el carril izquierdo para adelantar. El dueño del Golf le avisó previamente de su mala ubicación a través de varias ráfagas, pero no sirvió para que se retirara totalmente hacia el carril de la derecha y acabaron impactando.

Galería: Volkswagen Golf GTI The Original 2020, prueba

Por suerte, no hubo que lamentar ningún herido, ni siquiera leve. Sin duda, supuso un pequeño milagro, como lo puedes comprobar en el vídeo adjunto, que te va a poner los pelos de punta. No sé tú, pero yo inconscientemente he hecho el acto de pisar el freno con el pie derecho...

Tras el choque, hubo que poner los 'warning' y moverse con seguridad hacia el arcén derecho de la calzada. Desde luego, el susto resultó notable y seguro que el conductor fue consciente de que se libró de un accidente muy grave.

No pienses que las Autobahn son muy peligrosas. Al contrario, mi experiencia en ellas ha sido siempre muy gratificante, pues todos los conductores saben colocarse perfectamente en función de su velocidad, cosa que en España parece imposible de lograr. 

La principal conclusión que hemos obtenido del vídeo es que el conductor del Golf GTI tiene 'tablas', pues mantuvo la sangre fría y no dio ningún 'volantazo', que hubiese sido la peor solución posible, ya que hubiese perdido el control del coche. 

También hay que destacar que el modelo alemán, con 245 CV, reaccionó de forma muy noble y segura ante la frenada de emergencia, siguiendo siempre una trazada recta y manteniendo la trayectoria que le marcaba el conductor. Ahora sí, ¡dale al play!