Para el gigante alemán Volkswagen, el año 2020 ha sido realmente importante, ya que se ha lanzado un modelo clave para la estrategia de futuro de la casa. Hablamos del primer miembro de la nueva familia ID. de vehículos eléctricos, el Volkswagen ID.3, al que le seguirán muchos más automóviles de cero emisiones.

Sabemos que la marca ya prepara un ID.5 y un ID.6, además del ID.4, el primer SUV eléctrico del fabricante, que está a punto de aterrizar en el mercado. Pero ahora han aparecido rumores sobre dos modelos adicionales, más pequeños, que se convertirían en el acceso a la familia ID.

Galería: Volkswagen ID.3 2020, prueba

Tal y como han asegurado fuentes de la compañía germana a Automotive News Europe, Volkswagen estaría trabajando en modelos de segmentos A y B, equivalentes a los up! y Polo de la gama actual, aunque totalmente eléctricos.

Se trata de los hipotéticos Volkswagen ID.1 e ID.2, aunque no sabemos si están dados a sustituir a los citados modelos de combustión o si bien podrán convivir con ellos en el catálogo (sobre todo, en el caso del Polo).

Volkswagen ID.3 2020, prueba

Como la gran mayoría de miembros de la familia ID. de Volkswagen, estos dos pequeños eléctricos estarán basados en la plataforma MEB del grupo, y se cree que el más pequeño podría llamarse ID.1 y el equivalente al Polo, ID.2, siguiendo el esquema de nombres de la gama. 

En principio, el desarrollo del Volkswagen ID.2 estaría ya bastante avanzado, y la marca podría estar planeando su comercialización en el año 2023, con un precio de partida que rondaría los 20.000 euros. 

Volkswagen ID.3 2020, prueba

El segundo de ellos, el más pequeño de la familia, estaría planeado para el año 2025, y tanto SEAT como Skoda tendrían versiones propias de este vehículo urbano y eléctrico. En todo caso, es probable que conozcamos próximamente los prototipos que adelanten los modelos de producción.

Los rumores también apuntan a que ambos modelos podrían recurrir a baterías de litio-hierro-fosfato, en lugar de a las habituales de cobalto-manganeso (NCM) o níquel-cobalto-aluminio (NCA), que tienen menor densidad energética, pero resultan más baratas.