Así lo asegura un estudio realizado en Estados Unidos.

A medida que avanzan las ayudas electrónicas para el conductor, nuevas investigaciones del Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) demuestran que los conductores son más propensos a distraerse con ellas.

El proceso de pensamiento del usuario es algo así como "si mi coche se mueve y se detiene por sí mismo, ¿por qué debo preocuparme de mantener los ojos en la carretera?". Esta sensación también surge, por ejemplo, al aparcar. Si disponemos de cámara y sensores, podemos llegar a prestar menos atención al hacer la maniobra.

El equipo de investigación del organismo estadounidense estudió los hábitos de conducción de 20 voluntarios de Massachusetts durante un mes, mientras se familiarizaban con las ayudas electrónicas de los vehículos.

Para realizar el estudio, observaron la frecuencia con que los sujetos quitaban ambas manos del volante o desviaban su atención de la conducción para usar un teléfono móvil o manipular la pantalla central o algún mando.

Tras dividir a los protagonistas de la investigación en dos grupos de diez personas, la mitad de ellos condujo un Range Rover Sport con control de crucero adaptativo (ACC), mientras que los demás se subieron a un Volvo S90 con ACC y sistema de mantenimiento de carril, dos tecnologías que permiten lograr una conducción semiautónoma. 

Galería: Testigos de los coches más peligrosos

Aunque al inicio la actitud al volante fue normal, después de un mes los sujetos se volvieron descuidados y era mucho más probable que desviaran su atención hacia otra parte. "Los conductores tenían más del doble de posibilidades de mostrar signos de desconexión, después de un mes utilizando el sistema de conducción semiautónoma", aseguró Ian Reagan, el científico que encabeza este estudio. 

Es importante señalar que estas ayudas no están diseñadas para reemplazar al conductor. Las carreteras públicas son un lugar muy impredecible, lo que significa que el usuario debe estar alerta en todo momento.

El experimento produjo resultados interesantes, pero sería negligente no mencionar que se trata de casos muy aislados. Otro estudio con más sujetos de prueba, durante un período de tiempo más largo, no estaría de más.