Range Rover Sport P400e 2018: prueba de consumo real

Si a un automóvil como el Range Rover Sport P400e 2018 se le pide que supere el camino de tierra más difícil, realice vadeos, aporte la máxima comodidad y sea tan rápido como un automóvil deportivo, ¿no parece demasiado esperar un gasto de combustible ajustado? Yo diría que sí, especialmente después de haber realizado una prueba de consumo real entre Roma y Forlì.

En este recorrido, el híbrido enchufable me ofreció todo el lujo y la elegancia posibles, con un registro de 7,0 litros cada 100 kilómetros. El trayecto, de 360 kilómetros, supuso un gasto de 41,80 euros (a 1,56 el litro de gasolina, en Italia). Esta cifra hay que dividirla entre 39,54 euros de carburante y 2,26 de electricidad (0,21 euros/kWh). La cifra es algo elevada, pero está dentro de lo lógico para este tipo de vehículos, grandes y potentes. 

Range Rover Sport P400e 2018

Un 'plug-in' voluminoso y veloz necesita energía 

He de admitir que no esperaba una eficiencia récord en este coche, dado que no puede hacer milagros. Al fin y al cabo, pesa casi 2,5 toneladas, lleva neumáticos muy anchos, incorpora tracción a las cuatro ruedas y la aerodinámica no es su punto fuerte. 

De hecho, la 'sed' de combustible es casi similar a lo que homologan rivales con motores de combustión. Por ejemplo, el Discovery 3.0 SDV6 gasta 7,2 litros, mientras que el Jeep Grand Cherokee 3.0 V6 Multijet II, de 250 CV, se conforma con 7,0. Eso sí, estamos convencidos de que el modelo británico hubiera gastado más, si no hubiese contado con un eficaz apoyo eléctrico.

...