La potencia, no siempre lo es todo.

¿Recuerdas el Mercedes-AMG G 63 2018 con 1.000 CV que te mostrábamos hace unas semanas en vídeo? Aquí tienes, una vez más, a este monstruo acelerando a fondo en una Autobahn alemana, batiéndose en duelo frente a un rival formidable: el Mercedes-AMG GT R de 585 CV. Así que la batalla está servida...

No está de más recordar que este Mercedes-AMG 63 2018 equipó en algún momento un propulsor V8 de gasolina, con 5,5 litros de cilindrada y 571 CV bajo el capó. Y que tras pasar por las manos del preparador GAD Motors ha incrementado su potencia hasta superar la increíble cifra de los 1.000 CV. Una dato mostruoso para un coche descomunal. 

Más aceleraciones en Motor1.com:

Pero, pese a doblar a su oponente en potencia, no puede hacer otra cosa que no sea ir a remolque. ¿La razón? Cuando se trata de alcanzar la máxima velocidad posible, la aerodinámica es un factor clave y aquí los  superdeportivos como el Mercedes-AMG GT R obtienen una ventaja insalvable para un todoterreno como el Clase G, tan aerodinámico como una caja de zapatos...

De hecho, en el vídeo que ilustra esta noticia, puedes comprobar como el Mercedes-AMG G 63 comienza a estar incómodo cuando se acerca a su velocidad máxima, de 262 km/h, mientras que el Mercedes-AMG GT R, con una velocidad punta de 318 km/h se aleja irremediablemente... salvo en los tramos en los que se ve entorpecido por el tráfico. 

Por otro lado, hace poco, te mostrábamos una drag race en la que un Hennessey Escalade con más de 800 CV se enfrentaba a un Camaro con un resultado parecido. ¿Moraleja? Los grandes todoterrenos pueden acelerar tan rápido como un superdeportivo, pero cuando se trata de alcanzar velocidades máximas, la aerodinámica se convierte en un muro insalvable para este tipo de vehículos.

Más información sobre Mercedes-AMG en Motor1.com:

 

Mercedes-Benz Clase G 2018