El frontal de un Citroën 2 CV, un chasis de moto, unos pedales y... ¡listo! Ya tenemos la bicicleta más original del momento.

Con el paso de los años, el Citroën 2 CV se ha convertido en uno de los coches clásicos más buscados por los coleccionistas y, hoy día, son muchas las personas que sueñan con conducir uno de estos míticos automóviles con motores bóxer de dos cilindros. 

Para el artesano italiano Luca Agnelli, creador de la bicicleta eléctrica vendimia Assist, también serán muchos los interesados en conducir este icónico Citroën... aunque como si fuera una bicicleta. O mejor dicho, un triciclo, ya que el extraño artefacto que ves en las imágenes es resultado de combinar el frontal de un 2 CV de 1980, con el chasis de un scooter Doniselli de 1929. Hay que reconocer que basta ver este triciclo, bautizado como 2 CV París, para tener ganas de darse una vuelta con él. ¿No te parece?

Vélo 2 CV
Vélo 2 CV

Como se puede apreciar en estas fotos, aunque su diseño es muy limpio, está dotado de ciertos elementos prácticos, como unas bolsas de cuero en los laterales de su curiosa carrocería, o una cesta de picnic alojada bajo el capó. Además, sus dos faros delanteros son perfectamente funcionales y están pensados para ayudar a mejorar la visibilidad.

Vélo 2 CV
Vélo 2 CV
Vélo 2 CV

Como habrás podido deducir al ver las imágenes, bajo el capó del 2 CV ya no se aloja un motor bicilíndrico de gasolina, por lo que si quieres avanzar deberás pedalear. Por suerte, el 2 CV Paris está dotado de un sistema  asistencia eléctrico a la pedalada, que permite vivir con un menor esfuerzo la aventura de utilizarlo. En resumen, todo parece diseñado para que el "conductor" disfrute mientras pasea alegremente a sus mandos. 

Fuente: Agnelli Milano Bici

Coches clásicos: más información

 

Forma parte de algo grande