Aunque ahora se habla de la berlina eléctrica ID.7 como el nuevo buque insignia de Volkswagen, ese título lo puede seguir ostentando perfectamente el renovado Touareg. Al fin y al cabo, un SUV que comienza en 77.000 euros parece destinado a ser la referencia por lujo y equipamiento de cualquier fabricante, incluso de los premium, ¿no crees?

Hemos probado una de las versiones más exclusivas de la gama, que se va más allá de los 90.000 euros. ¿Por qué pagar ese 'dineral' por un 'simple' Volkswagen? Una respuesta corta y precisa es que el Touareg roza el segmento de los vehículos de lujo y esa distinción conlleva una tarifa acorde a ella.

El VW Touareg R-Line V6 TDI 286 CV, en cinco puntos clave:

Galería: Prueba Volkswagen Touareg R-Line 3.0 V6 TDI 286 CV 4MOTION

Diseño

El facelift del Touareg no le ha hecho cambiar demasiado, más allá de la tradicional actualización de paragolpes o llantas de aleación. La verdad es que tampoco era necesario modificarlo de forma palpable, ya que se trata de un todocamino atractivo, moderno y fácil de identificar por los potenciales interesados en él.  

De entrada, hay un acabado Elegance, pero yo me quedo con la opción R-Line, de estética deportiva, que propone inserciones en negro brillante y, ahora, un llamativo logotipo trasero iluminado en rojo. El color Rojo Chili Metalizado cuesta 1.225 euros y las enormes llantas de aleación Leeds de 21 pulgadas, 1.060. Por cierto, las de serie en este acabado miden 20.

A cambio, los faros Matrix LED HD IQ.Light no suponen un sobreprecio y hay una doble salida de escape de verdad, camuflada por embellecedores cromados, así como una tira LED que une los pilotos.  

Obviamente, las dimensiones permanecen inalteradas. Así, está cerca de los 5 metros de longitud y los 2 de anchura, pero no ofrece siete plazas. La plataforma continúa siendo la MLB Evo, que comparte con otros SUV de gama alta, como el Audi Q7, el Porsche Cayenne o incluso el Lamborghini Urus o el Bentley Bentayga. ¡Vaya 'primos' tiene el Touareg!

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION
Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION
Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

Interior

Esta generación del Touareg será recordada por la enorme pantalla central de 15 pulgadas, flanqueada por la de 12 de la instrumentación digital configurable. En ese monitor del salpicadero se integra el climatizador, que no resulta engorroso manejar. Por cierto, no hay disponible de serie un sistema de aire frío o caliente de tres zonas, sino uno opcional de cuatro. 

Quedan poco mandos convencionales, pero al menos permiten gobernar parámetros de uso habitual, como los programas de conducción (se incluyen modos off-road), el volumen de la radio o la configuración de la suspensión neumática adaptativa, que cuesta 4.660 euros junto con las estabilizadoras activas y el tren trasero directriz. Un consejo: guarda una mopa en la guantera para quitar el polvo muy visible en las inserciones en negro piano de la consola central. 

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION
Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION
Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

A pesar de los numerosos submenús de la pantalla central, me parece bien resuelta la ergonomía, pues el conductor puede navegar por ellos con cierta fluidez. Eso sí, recomendamos encarecidamente hacerlo en parado o que sea el acompañante el encargado del tema. ¡Tu seguridad y la del resto de vehículos están en juego!

¿Dos curiosidades? Una es que el sonido de bienvenida es exactamente el mismo que el de los Audi. Otra es que los mandos del volante son hápticos, aunque Volkswagen ha dado marcha atrás y volverá a los normales, por aquello de que lo sencillo puede ser la opción más acertada. Por cierto, la vinculación con Android Auto y Apple CarPlay se realiza de forma inalámbrica y el selector del cambio carece de un diseño minimalista. 

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION
Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

Si tu presupuesto no tiene límite, recomendamos encarecidamente la función masaje de los asientos, con todo tipo de propuestas e intensidades. Evita una visita al fisioterapeuta y métele caña o relaja tu espalda, según tus necesidades. Lo que no es un extra es el enorme techo panorámico, que actúa de contrapunto frente al tapizado de color negro. 

Ni que decir tiene que el espacio trasero resulta muy destacado, si bien no se disponen de tres plazas individuales, aunque la central es bastante más cómoda de lo habitual. Además, estos asientos se pueden regular en longitud e inclinación, al más puro estilo de un monovolumen.

Por último, el maletero asciende a 810 litros, que son 1.800 con los asientos traseros abatidos. Eso quiere decir que puedes meter maletas y más maletas o incluso visitar alguna tienda de muebles. Por supuesto, el portón de accionamiento automático viene de serie y, en el caso de equipar la suspensión neumática, se puede reducir la altura del coche mediante un botón para cargarlo con mayor facilidad.  

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION
Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

Mecánica

Digan lo que digan, un SUV de gran tamaño, pensado especialmente para viajar, debe seguir asociado a un bloque turbodiésel. Al fin y al cabo, con un híbrido enchufable toca asumir consumos elevados en cuanto se agota la batería. 

¡Y qué mejor motor de gasóleo que el 3.0 V6 TDI! En el Touareg está disponible con dos niveles de potencia, 231 y 286 CV. Tras probarlo en su configuración más exclusiva, sólo podemos alabar su rendimiento mayúsculo y la capacidad de recuperación que otorga. Lástima que no trabaje con un sistema de hibridación ligera para llevar la etiqueta Eco. 

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

Más allá de los 286 CV, hay que destacar los 600 Nm disponibles en un amplio rango de vueltas. Así las cosas, a pesar de que el Touareg supera las 2 toneladas en vacío, marca un 0 a 100 en 6,4 segundos, por lo que los adelantamientos son coser y casar. 

Dispuesto en posición longitudinal, este propulsor se asocia a una transmisión automática con convertidor de par de ocho velocidades, con levas, que pasa desapercibida en cualquier escenario, dada su suavidad y eficacia. En una conducción normal, podemos rondar los 8,6/9 litros en uso interurbano, lo que unido a un gran depósito de 90 litros, genera prácticamente mil kilómetros reales de autonomía. 

Eso sí, como siempre decimos, no castigues mucho esta mecánica en uso urbano y empléala habitualmente en recorridos largos para evitar problemas futuros con componentes como el catalizador o el filtro de partículas, cuyas reparaciones son costosas. 

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

En marcha

Como comentaba antes, nuestra unidad de pruebas disponía de tres componentes claves en el apartado dinámico: suspensión adaptativa, tren trasero directriz y estabilizadoras activas. Con ellos, el Touareg gana enteros a la hora de cuidar a los pasajeros en cualquier tipo de asfalto y también cuando se afrontan curvas. 

Teniendo en cuenta su peso y sus dimensiones, no lo hace nada mal abordando tramos que piden precisión, en los que se defiende sin dificultades. Las coincidencias que se dan en la vida hicieron que, en mitad de la semana de pruebas, me tocara acudir a la presentación del Cayenne 2024 y, claro, el Porsche es capaz de contener las oscilaciones y las inercias de una forma magistral. 

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION
Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

En cualquier caso, el Touareg se sitúa un peldaño por debajo de su 'primo' de Stuttgart en lo que a respuesta dinámica se refiere, lo que habla muy bien de este coche. No obstante, no tomes el modo Sport del Volkswagen como algo tan pasional, comparándolo con el del Cayenne, para no llevarte un chasco. 

Ya supondrás que los kilómetros sencillos se evaporan en este vehículo, gracias a su magnífico aislamiento interior. Y la seguridad viene dada por la tracción total permanente 4MOTION, con un diferencial central autoblocante, y por asistentes a la conducción tan avanzados como el de visión nocturna. Por su parte, la frenada se confía a discos ventilados en ambos ejes.

Prueba Volkswagen Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION

Equipamiento y precio

Recuerda, este Touareg R-Line V6 TDI 286 CV 4MOTION vale 90.300 euros. Siendo un desembolso muy elevado, lo cierto es que el equipamiento va más allá de lo habitual, aunque sigue habiendo bastantes extras. 

En cualquier caso, además de lo citado, sumamos de serie en el R-Line las cámaras con visión 360º, la alerta por cansancio del conductor, el control de crucero adaptativo, retrovisores fotosensibles, equipo de sonido con control gestual y ocho altavoces, navegador, asistente de voz, pilotos LED, pedales y reposapiés en acero inoxidable...

En definitiva, el Touareg nació casi premium (desarrollo conjunto con el primer Cayenne) y permanece como un producto muy exclusivo que podría portar una insignia de un fabricante de lujo sin ningún tipo de complejo. 

Volkswagen Touareg R-Line 3.0 V6 TDI 286 CV 4MOTION

Motor Diésel, 6 cilindros en V, turboalimentado, 2.967 cm³
Potencia 286 CV entre 3.500 y 4.000 rpm
Par máximo 600 Nm entre 1.750 y 3.250 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 8 velocidades
0-100 km/h 6,4 s
Velocidad máxima 236 km/h
Consumo 8,3 l/100 km
Tracción Total 4MOTION
Longitud 4,90 m
Anchura 1,98 m
Altura 1,71 m
Peso en vacío 2.040 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 810 l
Precio base 90.300 euros