El ejercicio 2023 para BYD en España, ha sido "intenso", como los responsables de la firma han definido. La marca china llegó a nuestro país en marzo de este mismo año y ha presentado un total de cinco modelos eléctricos, algo que, hasta la fecha, nadie había hecho.

Además, aunque en España sólo cuenten con casi 500 ventas y 10 concesionarios, el crecimiento de la marca a nivel mundial está siendo increíble: ha conseguido vender 7 millones de vehículos enchufables, logrando el último millón en solamente tres meses.

Para 2024 esperan traer más modelos eléctricos, ampliar el número de ventas en España y seguir creciendo en el número de concesionarios. Para ganarse la confianza de los clientes españoles, la marca china ofrece un servicio postventa con seis años de garantía (o 150.000 km) y para los motores y las baterías, ocho años (o 200.000 km).

Galería: Prueba BYD Seal

Pero hablemos de su última incorporación, el BYD Seal. Una berlina del segmento D, una de las más grandes de la categoría en nuestro mercado, con un tamaño de 4,80 metros de largo, 1,88 de ancho y 1,46 de alto.

Sólo cuenta con dos versiones y niveles de equipamiento. La primera, llamada 'Design' con un único motor y propulsión trasera que entrega 230 kW (313 CV) y 360 Nm de par. La segunda, la que probamos, denominada Excellence, con doble motor, tracción a las cuatro ruedas y que entrega una potencia conjunta de 390 kW (530 CV) y 670 Nm. Ambas montan una batería de 82,5 kWh de capacidad, de la que hablaremos más tarde.

BYD Seal

Respecto al equipamiento de cada versión, ambas cuentan con mucha dotación de serie, sin tener que pagar packs extra que aumentan bastante el precio final del vehículo, algo que se agradece. Lo único que diferencia la versión Design de la Excellence es el Head-up Display y los amortiguadores delanteros y traseros con control electrónico. Estos no son configurables en la versión Design.

El diseño del BYD Seal

La estética general del coche es bonita y ajustada a los gustos actuales del mercado, de aspecto deportivo, con unas líneas muy marcadas, faros estilizados y luces LED que acompañan en el exterior del coche.

BYD Seal

Comenzando por el frontal, este tiene una forma de X, que le aporta un aspecto agresivo al igual que funcional (más tarde lo explicaremos). Debajo de los faros, muy finos, se encuentran tres líneas LED, con forma de olas, que reflejan la línea de diseño 'Ocean Aesthetics', que BYD está utilizando en sus últimos coches.

Pasando al lateral, encontramos las llantas Seiko Blade de 19 pulgadas (en ambas versiones), acompañadas de neumáticos Continental SportContact 7 en la versión AWD. La parte trasera está formada por dos firmas lumínicas muy estilizadas conectadas por una tira LED entre ellas.

BYD Seal
BYD Seal

Como mencionaba anteriormente, uno de los aspectos más destacados de este diseño es que es funcional, ya que el modelo es muy eficiente aerodinámicamente, siendo el coeficiente de únicamente 0,219 (Cx), algo que se ve reflejado en el consumo y en el aspecto dinámico.

Además de la línea general del coche, BYD ha trabajado los detalles para poder llegar a este registro, escondiendo las manillas de las puertas o el botón para abrir el maletero con el objetivo de ser lo más eficiente posible.

BYD Seal

Pasando al interior, este se puede configurar en dos tonos diferentes: Black y Tahiti blue. Para ambas versiones, cuenta con asientos tipo baquet, bien acolchados, cómodos y que ofrecen una buena sujeción lateral. La calidad de los acabados en el interior da impresión de coche premium, con materiales blandos y sin crujidos.

En este coche también incorporan su famosa pantalla giratoria de 15,6 pulgadas, con conexión Apple CarPlay (por cable) y Android Auto (inalámbrico), que acompaña al cuadro de instrumentos, una pantalla de 10,25 pulgadas también completamente digital.

BYD Seal

En la pantalla se pueden ver las cámaras de aparcamiento que cuentan con una calidad impresionante y además de tener las clásicas (trasera, delantera o 360º) acompañadas de los sensores (estos te muestran la distancia que hay en centímetros hasta el obstáculo), también puedes ver el coche en tercera persona, ya sea desde los laterales o desde el frontal y parte la trasera, como si de un videojuego hablásemos.

Cuenta con una pequeña palanca para elegir las marchas y una ruleta para el selector de modos (Sport, Normal y Eco). Alrededor de ellos, también hay algunos botones físicos, no muchos. Por ello BYD ha pensado en el asistente por voz 'Hi BYD', al que le puedes pedir ajustar la temperatura del coche entre multitud de opciones. También puedes cargar hasta dos teléfonos por inducción.

BYD Seal

Todo esto está acompañado por un techo solar de gran tamaño, que aporta muchísima luminosidad al habitáculo. Pasando a las plazas traseras, nos han sorprendido mucho, debido al gran espacio con el que personas de talla alta pueden viajar.

BYD Seal

En cierta parte esto es gracias a la arquitectura de las baterías CTB y la Blade Battery (que luego hablaremos de ellas), por lo que el suelo dentro del habitáculo es bastante bajo y la altura de los pies en la zona trasera es inferior a la de otros eléctricos, teniendo una mayor comodidad en estas plazas.

Pasando a la capacidad de carga, el maletero trasero es de 400 litros, ofreciendo un espacio suficiente, aunque la boca de carga es bastante reducida y puede que algunos objetos no quepan por ella. Delante, bajo el capó, también incluye otro pequeño maletero de 53 litros.

BYD Seal
BYD Seal

BYD Seal: la mecánica

Recordemos que la versión de pruebas, en acabado Excellence, estaba formada por dos motores eléctricos. Uno de 160 kW en la parte delantera y otro de 230 kW para la trasera, dando como resultado una potencia combinada de 390 kW (530 CV) y ofreciendo tracción a las cuatro ruedas.

El Seal emplea la e-Platform 3.0 de BYD, diseñada para vehículos 100% eléctricos, que comparte con otros modelos de la marca. Una de las innovaciones en este coche es la tecnología Cell to Body, en la que la batería forma parte de la estructura del vehículo, mejorando así la seguridad (gracias a una estructura de paneles de aluminio de alta resistencia), aportando una mayor rigidez y mejorando la habitabilidad dentro del vehículo y la aerodinámica.

BYD Seal

Hablando de la batería, es de 82,5 kWh de capacidad y recibe el nombre de Blade Battery. Está formada a partir de finas celdas alargadas dispuestas como cuchillas, lo que aporta mayor seguridad y un menor tamaño. Esta es de litio hierro fosfato (LFP) para ofrecer un mayor nivel de seguridad y durabilidad.

El BYD Seal equipa un sistema de bomba de calor que permite una eficiente regulación de la temperatura de la batería a partir de refrigeración líquida. Puede soportar temperaturas de entre -30ºC y 60ºC. Por lo que entre estas temperaturas, la autonomía de la misma no se verá mermada por la temperatura exterior.

También es compatible con el sistema V2L (Vehicle to Load), es decir, que el BYD Seal sirve de fuente de energía para cargar otros dispositivos eléctricos.

BYD Seal

Pasando a hablar de la autonomía, consumo y tiempo de carga, la primera es de hasta 570 kilómetros en ciclo WLTP. El consumo combinado es de 18,2 kWh/100 km en ciclo WLTP, aunque durante la prueba en la que utilizamos sobre todo los modos 'Normal' y 'Sport' este ascendió hasta los 19,2. El tiempo de carga en un punto de corriente continua, es de 26 minutos (pasando del 30 al 80%). 

¿Qué tal funciona el BYD Seal en marcha?

Para comenzar, la ruta la realizamos por un tramo de carretera con curvas y algunos intervalos de autovía. Eso sí, las condiciones no eran las idóneas debido a la niebla y, en algunos lugares, la lluvia, pero el coche se comportó dinámicamente muy bien, siendo un vehículo realmente divertido de conducir.

Una de las cosas que más impresiona nada más arrancar en el BYD Seal es su capacidad de aceleración. Los datos oficiales dicen que completa el 0 a 100 km/h en tan solo 3,8 segundos (5,9 s en la versión Design) un dato que se refleja en la aceleración, que te empuja hacia atrás y te sube las tripas cuando lo pisas a fondo.

Respecto a la suspensión y la dirección, son rígidas, lo normal para un coche de estas prestaciones que se endurecen en el modo Sport, pero que en ningún momento han llegado a ser incómodas para la conducción tranquila, similar a la del día a día.

BYD Seal

Aunque un punto negativo es el acelerador. No fue santo de mi devoción debido a que cuando lo sueltas y lo vuelves a pisar, tarda un pequeño instante, que se hace largo, en reaccionar, algo que resulta incómodo. Además, esta reacción es algo brusca, por lo que es normal que te golpees constantemente con el reposacabezas.

Algo parecido pasa cuando lo sueltas, porque sólo con dejar de pisarlo, el coche parece que frena de golpe (como si fuera un one-pedal, pero sin llegar a serlo). Tienes que ser muy delicado con el acelerador para no ir a 'golpes' y que la conducción, sobre todo para los acompañantes, no resulte incómoda. Para conseguir esta conducción más tranquila y cómoda tendrás que utilizar el modo 'Eco', en el que la entrega de potencia es algo más suave.

Eso sí, además de la increíble aceleración desde parado, también lo es cuando ya te estás moviendo. En carretera circulando a velocidades más altas, en caso de necesitar adelantar o querer ir más rápido, la reacción es igual de buena y alcanzas altas velocidades casi sin darte cuenta.

BYD Seal

A esto también ayuda la gran insonorización del vehículo, ya que no notas ningún ruido de aire exterior hasta que alcanzas la velocidad límite de la autopista, los 120 km/h. Algo impresionante y que hace que parezca que vas circulando a una velocidad mucho menor.

Eso sí, como resumen se puede decir que el vehículo es divertido de conducir, aunque falta que la entrega de potencia sea algo más equilibrada y cómoda para el uso cotidiano, pero si te quieres divertir, el BYD Seal es un coche con el que poder hacerlo. Como mencionábamos antes, el consumo utilizando los modos 'Sport' y 'Normal' fue de 19,2 kWh/100 km, un dato que es bueno y no dista mucho del oficial de la marca.

El precio del BYD Seal

El BYD Seal ya está en concesionarios y se pueden realizar pedidos. Pero, ¿qué precio tiene? El de acceso a la gama, la versión de 230 kW (313 CV), tiene un precio de salida de 46.990 euros. La Excelence-AWD de 390kW (530 CV) sale desde 48.990 euros. Sí, tan sólo 2.000 euros de diferencia. 

En el caso de aplicar la campaña de BYD hasta final de 2023 y el Plan MOVES III con achatarramiento (adelantado por la propia marca), el precio final del coche se queda en 36.900 y 40.780 euros, respectivamente.

BYD SEAL Excellence-AWD

Motor Eléctrico
Potencia 390 kW (530 CV)
Par máximo 670 Nm
Caja de cambios Transmisión directa
0-100 km/h 3,8 s
Velocidad máxima 180 km/h (autolimitada)
Consumo 18,2 kWh/100km
Tracción Total
Longitud 4,80 m
Anchura 1,88 m
Altura 1,46 m
Peso en vacío 2.185 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 453 l
Precio base 48.990 euros