Cuando Land Rover lanzó el Serie I en 1948, nadie imaginaba que en 2021, su sucesor, el Defender, iba a contar con una versión que lo convirtiera en un vehículo igual de capacitado para circular por el campo como para meterse en las grandes ciudades, disfrutando de una conducción sin emisiones.

Y es que el 4x4 británico siempre ha sido un coche que nos retrotrae a la montaña, a los caminos, a la aventura y a la vida rural, más que a la circulación urbana, donde seguramente no era el lugar donde mejor se desenvolvía.

Galería: Land Rover Defender PHEV 2021

Pero las mentes pensantes de la firma británica han ideado una versión que se puede mover con una gran soltura por una enorme variedad de terrenos. Con una estética moderna y atrevida, sin dejar de lado la esencia de sus ancestros, se adapta a todo tipo de circunstancias.

Para poder comprobar de primera mano la versatilidad del Defender P400e PHEV, nos desplazamos a la comarca del Bages en Barcelona, lugar en el que pudimos probarlo en toda clase de terrenos.

Land Rover Defender PHEV 2021

La versión híbrida enchufable solo está disponible en la carrocería 110, con mayor longitud y capacidad del habitáculo. El tren de potencia del P400e cuenta con un motor turbo de gasolina de cuatro cilindros y 2,0 litros, combinado con un propulsor eléctrico de 105 kW (143 CV) en posición delantera, alimentado por una batería de iones de litio de 19,2 kWh de capacidad.

La potencia combinada del conjunto nos lleva hasta los 404 CV, siendo capaz de pasar de 0 a 100 km/h en solo 5,6 segundos, a pesar de que el coche supera las 2,5 toneladas de peso.

Land Rover Defender PHEV 2021

En el primer trayecto realizamos una conducción urbana por Sant Fruitós de Bages, en el que pudimos comprobar la funcionalidad de su modo de conducción 100% eléctrico, que nos ofrece 43 kilómetros de autonomía, perfecta para los desplazamientos en entornos urbanos sin emisiones.

Sin duda, para la gente que vive en ciudades o que sus recorridos sean inferiores a esa distancia, es una manera perfecta de ahorrar dinero y de realizar desplazamientos de manera sostenible.

Land Rover Defender PHEV 2021

Una vez que salimos del entorno urbano, cambiamos a una conducción híbrida para circular de manera cómoda por la autopista. Este es el modo de conducción que se activa por defecto al arrancar el coche.

Además del programa eléctrico y de la opción híbrida, también cuenta con un modo llamado 'save', que desconecta la batería para funcionar únicamente con el motor térmico. Es una opción muy cómoda, por ejemplo, si el final de nuestro recorrido es por una vía urbana en la que preferimos utilizar la energía eléctrica.

Pese a ser un vehículo de aspecto eminentemente campero, la conducción por vías rápidas es cómoda y silenciosa, tanto en modo híbrido como al desactivar el motor eléctrico. En general, es un coche que dinámicamente se mueve con gran soltura, gracias a que cuenta con una rígida estructura monocasco de aluminio.

Land Rover Defender PHEV 2021

El sistema de suspensiones independientes de doble triángulo en el eje delantero y multibrazo en el trasero, hacen que la conducción del Defender sea ágil en carretera y, además, no pierda nada de rendimiento en pistas. Un gran catálogo de posibilidades tanto para trayectos largos, conducción un poco más deportiva o todoterreno.

En este trayecto combinamos la conducción por autovía con carreteras más estrechas de montaña, donde se pudo apreciar la velocidad de respuesta del Defender en tramos más virados. Es verdad que se nota ligeramente el peso del sistema eléctrico, pero es algo que realmente no lo percibirá la inmensa mayoría de conductores.

Land Rover Defender PHEV 2021

Pero indudablemente, la prueba más espectacular del P400e debía ser en el campo. Antes de probarlo, siempre existe la duda de si este coche, que tan bien se comporta en ciudad y en carretera, iba a ser capaz de no perder prestaciones en los terrenos para los que fue diseñado originariamente.

Cuando sacas al Defender fuera del asfalto, es como cuando llevas a un husky siberiano a la nieve. Son perros que ya están totalmente adaptados a la vida en la ciudad y que, aunque requieren mucha actividad, viven sin problemas junto a nosotros. Ahora bien, si les llevas a la nieve, comienzan a sentirse cómodos de inmediato y se nota que ese es su terreno.

Con el Defender pasa algo parecido. Disfrutas de él en carretera, lo llevas por la ciudad con comodidad, pero en cuanto sales al campo y empiezas a meterte por caminos, piedras y trialeras, es cuando realmente sientes que estás sacando todo el partido de este coche.

Land Rover Defender PHEV 2021

La prueba dinámica todoterreno fue en la finca Les Comes, de Pep Vila, un espacio totalmente preparado para probar vehículos en cualquier tipo de condición y superficies. Reconozco que cuando me encontré con el primer muro de roca delante de mi parabrisas, pensé que hasta ahí había llegado, desconfiando, y ahora me avergüenzo, dadas las prestaciones del Defender P400e.

El gran abanico de posibilidades de configuración todoterreno del Defender hace que no se le resista ningún obstáculo por difícil que parezca. El sistema Terrain Response adapta el coche a cualquier circunstancia, modificando las suspensiones, la caja de cambios, la respuesta del acelerador o el freno motor para superar cualquier complicación que nos encontremos en el camino.

Las útiles cámaras situadas detrás de los pasos de ruedas, denominadas ClearSight Ground View, proporcionan imágenes al conductor para evitar los llantazos y meter la rueda en agujeros o fuera de las mejores trazas. Incluso cuenta con un sistema electrónico de vadeo, que mide la profundidad del agua y que permite aprovechar totalmente su capacidad de inmersión de 900 milímetros.

En definitiva, es un coche que se puede disfrutar en todo tipo de terrenos sin perder prestaciones ni rendimiento en ninguno de ellos. Uno de los todoterrenos más versátiles que existen, para aquellos conductores que alternen recorridos urbanos, con grandes distancias y conducción fuera de carretera.

El precio del Defender P400e PHEV va desde los 76.347 euros en su acabado más económico, hasta los 108.830 euros para el tope de gama.

Land Rover Defender 110 P400e AWD Auto PHEV X

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.997 cm³
Potencia 404 CV combinados (300 CV gas. + 143 CV elect.)
Par máximo 640 Nm
Motor Delantero de 105 kW (143 CV)
Batería 19,2 kWh
Autonomía eléctrica 43 km
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 8 velocidades
0-100 km/h 5,6 s
Velocidad máxima 191 km/h
Tracción Integral, con reductora
Longitud 4,75 m
Anchura 1,99 m
Altura 1,96 m
Peso en vacío 2.525 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 670 l
Precio base 108.830 euros