Su nombre es Ford Mustang Mach-E, recurre a dos motores eléctricos y luce la carrocería propia de un SUV coupé. Menuda mezcla...

A lo largo de los últimos años, hemos probado muchos coches que han roto con tradiciones: un Bentley todocamino, un Jaguar familiar, un Porsche diésel, un Audi R8 con propulsión trasera...

Y el Ford Mustang Mach-E 2021 de esta prueba en vídeo sigue una línea revolucionaria parecida a todos ellos. A fin de cuentas, hablamos de un Mustang, sí, pero diferente al clásico deportivo de Ford, que oculta un poderoso motor V8 atmosférico bajo el capó.

En este caso, se trata de un SUV (CUV, crossover... llámalo como quieras) con ciertos rasgos de coupé, que podría considerarse el primer Mustang familiar de la historia (al menos, para cinco y su equipaje). Una peculiaridad, que si no fuera ya en sí misma suficientemente grande, se ve acompañada por un sistema de propulsión 100% eléctrico...

Galería: Prueba Ford Mustang Mach-E 2021

Porque sí, el Mustang Mach-E es un coche eléctrico, con su correspondiente etiqueta ambiental 0 de la DGT. Y en el caso de esta versión en particular, un coche eléctrico con dos motores, que suman 351 CV de potencia y 580 Nm de par máximo. Poca broma...

Si a todo esto, le sumamos una enorme batería de iones de litio, de 98,7 kWh de capacidad, descubriremos que el purasangre eléctrico es capaz de homologar una autonomía de hasta 540 kilómetros, en el ciclo WLTP.

 

De este modo, nos encontramos antes un modelo que no resulta precisamente ligero (anuncia 2.143 kilos en vacío), pero que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 5,1 segundos. Sin duda, un dato impresionante para un coche tan corpulento, que se va hasta los 4,71 metros de largo, 1,88 de ancho y 1,59 de alto.

Ahora bien, el Mach-E es un modelo realmente eficiente, mucho más que la mayoría de opciones a las que podíamos considerar como rivales directos. A fin de cuentas, su consumo homologado es de 18,7 kWh cada 100 kilómetros, pero durante nuestra prueba no hemos sido capaces de superar la barrera de los 20,0 kWh, exprimiéndolo al máximo, y siendo cuidadosos hemos estado en unos 15-15,5 kWh. Datos sin duda sobresalientes.

Prueba Ford Mustang Mach-E 2021

Otra de las ventajas de su configuración de doble motor, más allá de sus prestaciones, está en que otorga al conjunto un sistema de tracción total, sin necesidad de que haya una conexión física entre ambos ejes.

Y es cierto, no hablamos de un todoterreno, pero disponer de cuatro ruedas motrices siempre aporta un plus de seguridad, así como mayores garantías a la hora de circular fuera del asfalto o sobre firmes deslizantes.

Sobre el asfalto, el Ford Mustang Mach-E es un coche con un comportamiento muy interesante. Por un lado, en autopista y carretera tiene un rodar muy agradable y está muy bien insonorizado, lo que hace que se acerque peligrosamente a modelos premium más caros

Pero es que cuando llegan las curvas, no se descompone lo más mínimo, demostrando una agilidad y una estabilidad que llega a asustar. De hecho, con él se pueden enlazar curvas a velocidad de vértigo y, solo al llegar a zonas más lentas, nos daremos cuenta realmente del coche que estamos llevando. Y en ese sentido, los frenos son los grandes 'sufridores'.

¿Más cosas que me hayan sorprendido? Su capacidad de tracción y, sobre todo, lo bien que funciona el modo de conducción 'one pedal'. De hecho, una vez que te acostumbras a él, el coche retiene tanto al levantar el pie del acelerador, que en el día a día dejas de usar el pedal del freno. Porque sí, con esta acción, el Mustang Mach-E llega a detenerse por completo.

Prueba Ford Mustang Mach-E 2021

Por supuesto, para adaptarse a las necesidades de cada momento, el Mach-E cuenta con tres modos distintos de conducción, llamados Active, Whisper y Untamed, que como otras muchas funciones (prácticamente todas las del coche), se manejan desde una enorme pantalla táctil, de 15,5 pulgadas.

Sin duda, esta es una de las mayores señas de identidad de un habitáculo de calidad y de diseño bastante minimalista, en el que el conductor disfruta de una instrumentación digital de 10,2 pulgadas, de un sistema de sonido premium, firmado por Bang&Olufsen, o de todas las ayudas electrónicas a la conducción que ofrece Ford hoy en día, incluyendo la función de conducción semiautónoma Co-Pilot 360, que actúa siempre y cuando el usuario tenga las manos sobre el volante.

Prueba Ford Mustang Mach-E 2021

Capítulo aparte merece la habitabilidad en las plazas traseras, que es realmente buena en todas sus cotas. De hecho, dos adultos irán muy cómodos. También podrían viajar tres en ellas, ya que no hay túnel de transmisión en el piso, pero es cierto que la plaza central es algo más estrecha y el mullido del respaldo es bastante más firme.

¿Y el maletero? Pues mejor hablar en plural, ya que el Mustang Mach-E ofrece dos espacios de carga independientes. El convencional, al que se accede mediante un portón automático, tiene 402 litros de capacidad, mientras que el delantero, ubicado donde lo haría el motor de gasolina, ofrece 100 litros (algo menos con los separadores de carga), es impermeable y cuenta con un desagüe, tal y como sucede en el Puma.

Prueba Ford Mustang Mach-E 2021
Prueba Ford Mustang Mach-E 2021
Prueba Ford Mustang Mach-E 2021
Prueba Ford Mustang Mach-E 2021

Antes de finalizar, no podemos olvidar que el Mach-E es un coche totalmente conectado, al que se puede sacar mucho provecho, gracias a aplicación para el smartphone Ford Pass.

A fin de cuentas, con ella se puede gestionar la recarga del coche, planificar una ruta teniendo en cuenta los puntos de carga, activar la climatización, conocer el estado del vehículo o, incluso, usar el móvil como llave (también se puede acceder al coche mediante la creación de un código Pin).

Prueba Ford Mustang Mach-E 2021

Dicho esto, la gama del eléctrico americano está compuesta por un total de cuatro versiones, con propulsión trasera o tracción total, batería normal o de rango extendido (hasta 610 km) y tres cifras de potencia: 269, 294 y 351. Todo esto, hasta que llegue la versión GT, antes de final de año, ya con 487 CV, 860 Nm de par y una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos.

De este modo, los precios sin descuentos ni ayudas de la gama arrancan en los 48.500 euros de la versión de acceso y, según el configurador de la marca, llegan hasta los 64.963 euros de esta versión tope de gama.

Mustang Mach-E AWD 351 CV Rango Extendido

Motor Delantero + Trasero
Potencia 351 CV
Par máximo 580 Nm
Batería 98,7 kWh
Autonomía eléctrica 540 km
Caja de cambios Transmisión fija, 1 velocidad
0-100 km/h 5,1 s
Velocidad máxima 180 km/h (autolimitada)
Consumo 18,7 kWh/100 km
Tracción Total AWD
Longitud 4,71 m
Anchura 1,88 m
Altura 1,59 m
Peso en vacío 2.143 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 402 l (del.) / 100 l (tras.)
Precio base 64.963 euros