Prueba Ford Mustang Bullitt 2019: potencia americana

Hace poco más de 50 años que una persecución de 10'53'' revolucionaba la historia del cine. Se trata de la escena en la que el teniente Frank Bullitt, interpretado por Steve McQueen, intentaba dar alcance a dos asesinos a sueldo mientras conducía un Ford Mustang GT 390 Fastback, de 1968, en la película Bullitt.

Medio siglo después, para conmemorar el 50 aniversario del filme que convirtió a este deportivo americano en un icono del automóvil, Ford ha puesto a la venta su versión más potente en Europa: el Bullitt, impulsado por un motor V8 atmosférico de gasolina, con 5,0 litros y 460 CV.

 

Ford Mustang Bullitt 2019: moderno, pero con un toque retro

Como en cualquier Ford Mustang, en la carrocería, de 4,79 metros de longitud, destaca el tamaño del morro, la generosa anchura de 1,91 metros o un diseño de formas rotundas. Sin embargo, lo que marca la diferencia con sus hermanos de gama son las numerosas similitudes con el Bullitt de los años 60.

Por ejemplo, la carrocería está pintada en el color Dark Highland Green (en opción está disponible el Shadow Black), las salidas de escape son de color negro y ha desaparecido el logotipo del caballo, presente en otros Mustang. A cambio, eso queda compensado con el logotipo Bullitt de la trasera.

También hay otros detalles que no estaban presentes en los deportivos de hace 50 años...